Escuela Infantil Acacias

Escuela Infantil en Madrid

Blog


LA IMPORTANCIA DEL JUEGO Y DE LOS JUGUETES EN LA INFANCIA
Publicado el 25 enero, 2013

El juego ha constituido a través de todas las épocas una actividad consustancial con la especie humana, desempeña un papel primordial en la vida y en el desarrollo del niño y se configura como un acto necesario para su crecimiento, desarrollo y evolución.

Debemos recordar que el juego en general constituye una de las raras actividades humanas que consigue transcender las monumentales barreras sociales, culturales, lingüísticas, políticas y geográficas que separan los diferentes pueblos de la tierra.

Por este motivo los padres, familiares, cuidadores y maestros deben promover el juego en la vida de los niños y utilizar los juguetes como herramientas que favorecen el aprendizaje y maduración de los pequeños en las esferas física, cognitiva y psicológica.

Los padres pensamos que nuestros hijos juegan para entretenerse, pero no es así. Cumplido el año, el juego les ayuda a conocer el mundo y a ellos mismos, y a descubrir todo lo que pueden hacer. Nosotros podemos ayudarles con juguetes y juegos adecuados a su edad. Todo le interesa porque ya es capaz no solo de descubrir las cosas que le rodean, sino de interactuar con ellas.

El juego cambia a la medida que el niño va creciendo. Pronto el niño estará representando personajes y podrá expresarse y comunicarse libremente; además establecerá reglas en los juegos, ejercitando su capacidad de autocontrol y autonomía.


Para él o ella jugar es imprescindible.

Ayudarles a experimentar. Elegir bien los juguetes adaptados a la edad es muy importante, pero hay que tomar precauciones porque a esta edad les atrae todo, incluso las figuras que adornan en el salón o los enchufes.

Los papás tenemos que actuar de dos maneras:

    Una, dejándole su propio espacio pero vigilándole y procurando que él mismo vaya descubriendo el juego que más le gusta.

    Y otra, implicándole en las rutinas familiares que le puedan resultar nuevas: ayudarnos a colocar la compra sacando de la bolsa los productos más pequeños que pueda manejar con soltura, o enseñarle a ordenar su cuarto, planteándolo como un juego de meter los juguetes en una caja, a ver cuántos caben.

Nunca en la historia de la humanidad se ha prestado tanta atención a los niños como en el momento actual. Por este motivo es necesario que los padres se impliquen y promuevan el juego en sus hijos desde las primeras semanas de vida adaptando los mismos a las adquisiciones psicomotoras que se van alcanzando y perfeccionando a medida que se va produciendo, de forma paulatina pero inexorable, la maduración del sistema nervioso.

El crecimiento neurológico de un niño cuando cumple el año no tiene parangón con respecto a otras etapas de su vida, no volverá a repetirse y se desarrolla principalmente a través de las experiencias que le ofrece su medio.

Es fundamental hacer una elección correcta de los juguetes de nuestros niños/as. Es obligatorio por tanto que la actividad lúdica y los juegos que proporcionemos a los pequeños estén acordes con su nivel de desarrollo. Afortunadamente desde hace años el mercado ofrece una amplia gama de juguetes adaptados a las distintas edades.


Los juguetes y el desarrollo de los niños

Los juguetes son herramientas esenciales para el buen desarrollo del niño. Juega un papel importante en la formación de los conceptos, aptitudes, expectativas y socialización en los niños.

Desde siempre, los niños han tenido la necesidad de una actividad; de moverse, curiosear, de manipular y experimentar objetos, de crear, de relacionarse, e intercambiar acciones, vivencias y sentimientos.

El juguete adecuado

El juego, además de ser una actividad, ayuda al niño a desarrollar todas sus funciones psíquicas, físicas y sociales. Los niños desarrollan las múltiples facetas de su personalidad: aprenden a relacionarse con el entorno, desarrollan sus aspectos más creativos y perfeccionan sus múltiples habilidades ayudándoles a canalizar tanto su energía vital física, como la mental y la emocional.

Todo esto es de gran ayuda en su desarrollo integral como personas completas, facilitándoles también su integración en el entorno social en el que se mueven. Es por todo ello por lo que es imprescindible buscar el juguete adecuado a cada edad y momento, y ser muy conscientes del papel que tendrá en el desarrollo del niño. El juego cambia a la medida que el niño va creciendo.

En líneas generales se puede afirmar que en los primeros 6 meses de vida, los juguetes más aconsejables son aquellos que ayudan al niño a descubrir su cuerpo, a estimular sus sentidos (con colores, formas y texturas y sonidos diferentes, alfombras con actividades, Los sonajeros, móviles de cuna, etc.), a favorecer el movimiento, (fáciles de agarrar, estimuladores del gateo etc.), Juguetes que estimulen la afectividad (peluches, muñequitos), etc.

Entre los 6 y los 12 meses de vida,

el bebé empieza a explorar los objetos y a reconocer voces. Los juguetes más útiles además de los de la anterior etapa, son aquellos que facilitan sus movimientos y desplazamientos, y los que les permiten explorar el entorno que les rodea, (Pelotas, muñecos de trapo, juguetes sonoros, tentetiesos, balancines y andadores).

A partir de 1 año de edad los niños ya han pasado la etapa de los juegos que solo sirven para mirar y escuchar, ahora le gustan aquellos que le obligan a moverse son especialmente felices con juguetes que pueden manipular, mover, arrojar, empujar, arrastrar, recoger y volver a empezar,(los cubos para encajar y apilar, correpasillos, cochecitos, instrumentos musicales, muñecas y animalitos, palas, cubos, etc).

Cuando cumplen los 2 años.

A partir de los dos años, los niños pasan del juego en paralelo a compartir juegos con otros niños. Necesitan oportunidades para relacionarse con otros niños, aunque al principio de esta edad aún no querrán compartir sus juguetes ni pueden obedecer las reglas de un juego poco a poco lo irán consiguiendo.

Los niños aprenden jugando. El juego permite al niño tomar sus propias decisiones –planificar, construir, etc.-, Además de desarrollar su creatividad, jugar le permite experimentar la sensación de dominio. En el juego practican nuevas habilidades, descubren las propiedades de los objetos cotidianos, se relacionan con los demás…

Les encantan y les vienen muy bien en esta etapa los juegos que le permiten ordenar materiales de forma lógica y clasificar objetos; aprender canciones o poemas infantiles; escuchar música y bailar; jugar con agua y arena, saltar y correr; los juegos de imitación y los primeros juegos simbólicos –jugar a imitar a los personajes de sus cuentos, cuidar a los muñecos-; juegos que estimulen sus sentidos (¿A qué huele esto? ¿Esta fruta, es dulce o salada?); juegos de observación, como el “veo veo” o los juegos de memoria con tarjetas…

Les encantan los libros ilustrados: cuando les leemos cuentos, mejora su expresión verbal y su capacidad de escuchar. No podemos olvidarnos de leerles el cuento de antes de dormir.

También y les encanta practicar su nueva actividad favorita, andar y correr, para ello, debemos potenciar actividades que impliquen movimiento. Empiezan a sentir curiosidad por los nombres e imitan escenas familiares por lo que los juguetes deben tratar de imitar la actividad de los adultos, de aquí el interés de los juegos que estimulen su coordinación motora y en definitiva su creatividad, (además de los de anteriores etapas están: triciclos, rompecabezas, pinturas, teléfonos y muñecas, cocinitas, talleres, etc.

Pronto el niño estará representando personajes y podrá expresarse y comunicarse libremente; además establecerá reglas en los juegos, ejercitando su capacidad de autocontrol y autonomía
Los juguetes indicados a los dos años: sus primeros juegos de construcción, juegos de ensamblar piezas, plastilina, dominós, juguetes musicales interactivos, muñecos, juegos de empujar o pinturas.


Juegos sin juguetes

Los peques de esta edad no necesitan demasiadas cosas para divertirse. Estas son algunas ideas.

El escondite sonoro: escondemos un objeto que suene, como un despertador, una radio o un patito que haga “cuá cuá”, y le animamos a que lo encuentre. Luego le pedimos que lo esconda él. Con este juego desarrolla las facultades auditivas y fomenta su atención y su sentido de la orientación.

Juego de los bailes: le entusiasma cantar y bailar. Canciones populares como “que llueva, que llueva”, “el corro de la patata” o “pasemisí” se pueden plantear como bailes divertidos para cogerse de las manos, saltar, dar vueltas…

Juego de la aventura: está especialmente indicado para los que empiezan a ponerse de pie e incluso acaban de comenzar a dar sus primeros pasos. Se le prepara un recorrido en la casa lleno de aventuras, en el que tiene que ir cogiendo objetos que le llamen la atención. Para ayudarle a desplazarse de un lado a otro conviene acercarle muebles estables que le sirvan de apoyo. La meta será llegar con alguno de los tesoros a donde estén papá o mamá, y el premio, un buen achuchón.

Puching-ball: se cuelga del techo un globo grande o un balón playero y se deja a la altura del pequeño. Así podrá darle empujones y puñetazos las veces que quiera sin peligro de que se haga daño. De pie, se estira hacia el balón y, al golpearlo, ejercitará el equilibrio para no caerse.

Elige el mejor juguete para tu hijo según la edad que tenga. En el mercado, la oferta de juguetes es tan grande y variada que es muy difícil decidirse por el más adecuado o el mejor. ¿Qué se debe considerar a la hora de elegir un juguete para un niño? Estos son algunos consejos y sugerencias para que los padres puedan orientarse a la hora de elegir y comprar juguetes para los niños.

Consejos para elegir juguetes

Que sea seguro. Debe estar confeccionado con materiales que no se astillen o sean cortantes si se rompen. Los colores han de ser sólidos y no tóxicos. Cuanto más pequeño es el niño/a más grandes deben ser los juguetes.

Debemos comprarlos adecuados a su edad pensando, siempre, en la finalidad y actitudes que desarrollan en nuestros hijos.

Tengamos en cuenta su personalidad: un niño/a retraído necesitará juegos socializadores (varios jugadores); a un niño/a hiperactivo/a le resultarán adecuados juegos de atención, artísticos, etc…

Que sea simple. Esto aumentaría la gama de usos que se pueden hacer de él, desarrollando su fantasía y su capacidad simbólica.

No comprarlos para satisfacer un capricho momentáneo del niño/a.

Generalmente no deben ser utilizados para premiar o castigar a un niño/a.

Debemos tener en cuenta que el exceso de juguetes mata la fantasía y produce aburrimiento. Los niños necesitan pedir ante todo.

Conviene instruir a los familiares para que no regalen juguetes de forma indiscriminada.

El mejor juguete no es necesariamente el más caro.

Juguetes por edades para los niños

Los arrastres, los correpasillos, andadores y juguetes de cuatro ruedas muy estables, para que pueda ir sentado y darse impulso con los pies.
Las pelotas grandes de plástico o tela le encantan y disfrutará corriendo tras ellas y viendo cómo se alejan si las empuja y cómo vuelven si otra persona las empuja de nuevo hacia él.
Construcciones de piezas grandes de madera o de plástico para que las amontone, apilables, cubos, encajables de diversas formas, tamaños y colores y rompecabezas sencillos de dos o cuatro piezas con dibujos llamativos.
Juegos para la arena. Las pala y el cubo de toda la vida para jugar en la playa o el parque son un buen ejercicio para la coordinación óculo-manual.
Coches o camiones grandes que pueda hacer rodar y cargar con otras piezas, volcar y volver a cargar de nuevo.
El momento del baño es ideal para que se entretenga un rato y descubra que el agua se escapa entre sus deditos. Con un pequeño vasito sí puede retenerla, y eso le fascina. Los patitos, los libros sumergibles…
Instrumentos musicales adaptados a su edad: baterías, trompetas, pianolas que emitan sonidos con cada tecla, xilófonos, casetes con micrófono para que pueda grabar su voz y luego escucharse…
Materiales como la plastilina, la masa de cocina para hacer galletas, pintura de dedos, las ceras, incluso arena fina utilizada bajo supervisión, le ayudan a desarrollar fuerza y habilidad en sus manitas.
Los muñecos, los guiñoles y los peluches, complementos, cocinita, cacharritos, comercios, enseres de médico, etc.

Demasiados regalos de Navidad para los niños no es bueno

Enseñemos a los niños a valorar lo que tienen. En breve llegará Papá Noel y los Reyes Magos cargados de regalos para los niños que se han portado bien y han sido buenos durante el año. Durante estas fechas, los niños se llenan de regalos y de juguetes, tantos que, en la mayoría de las ocasiones, podemos afirmar que son demasiados.

A veces, los niños reciben tal cantidad de juguetes, que se ven desbordados, terminando por hacer caso a muy pocos de ellos, y no es raro ver a niños rodeados de juguetes, y diciendo que se aburren.

Exceso de juguetes, niños sobreestimulados.
Esta avalancha de juguetes hace que los niños estén “sobreestimulados”, provocando que no tengan tiempo para aprender a estar ellos solos y a tolerar la frustración que se desencadena cuando, en un determinado momento, pueden aburrirse, o no saber qué hacer… Y esto es un error, pues la única persona que podemos asegurar que será nuestro compañero de vida, de forma incondicional hasta el final de nuestros días, somos nosotros mismos. Es por eso, que desde pequeños, tenemos que aprender a querernos, y a estar a gusto con uno mismo. Por eso, es bueno que los niños aprendan a estar solos a ratitos. Cuando son pequeños, tenemos que dejarles el juego dirigido, diciéndoles vete jugando con estos coches, o con esta muñeca, o monta la clase para jugar a profesores, que papá o mamá vuelven en un ratito para ver qué es lo que haces y, que ese tiempo, cada vez se vaya alargando más.

Los niños tienen que aprender a aburrirse, empezando por tolerar la frustración que les puede producir no tener un plan de forma continua. No es bueno que un adulto esté guiando constantemente sus actividades, incluidas las de ocio.

El esfuerzo de los niños tiene premio.
Con el exceso de juguetes, pasa una cosa parecida. Hay niños que tienen casi todo lo disponible en el mercado, y no son capaces de disfrutarlo. ¿Por qué? En muchas ocasiones porque no lo valoran. Cuando las cosas nos vienen dadas y no nos hemos tenido que esforzar por conseguirlas, no las valoramos tanto como aquello por lo que hemos luchado, por lo que hemos trabajado y que nos ha costado un esfuerzo conseguir. Los Reyes Magos y Papá Noel, traen regalos a los niños que han sido buenos durante el año, y es muy importante recalcar esta parte a los niños, pues de esta forma podemos ligar estos regalos, los juguetes, a la conducta del niño, al esfuerzo que ha hecho durante el año.

Hay niños que reciben demasiados juguetes, y se juntan con tantos regalos, que se les olvidan y no son capaces de atender a todos. Seamos razonables y utilicemos el sentido común, no llenemos al niño de juguetes y regalos innecesarios. Lo ideal es pactarlo previamente con la familia y los amigos.

Los niños a partir de los dos años empezarán a seleccionar sus regalos, pero eso no quita que los padres dirijan la carta en función de la edad y de las necesidades de cada niño. Así, por ejemplo, siempre es bueno incluir libros, cuadernos de actividades, lapiceros, pinturas, e… Otro juguete del que sacarán mucho partido es una pizarra, pues si son más pequeños les encantará para jugar a los profesores, y cuando sean más mayores nos servirá como soporte para trabajar en casa con los deberes. Y no olvidemos una premisa fundamental: enseñemos a los niños a valorar lo que tienen.

Espero que esta información os ayude de de cara a la próximas Navidades a elegir los juguetes para vuestros hijos/as. No olvidéis que los niños deben de ir descubriendo los juguetes de uno en uno y que no es bueno que vean 3 al mismo tiempo.

En definitiva debéis de saber que el juego de los niños consiste en perder el tiempo, en perderse en el tiempo, en encontrarse con el mundo a través de una relación excitante, llena de misterio, de riesgo y de aventura. Y el motor de esta acción es el más potente que conocemos los seres humanos: el placer. Por eso los niños y las niñas, cuando juegan de verdad, pueden olvidarse hasta de comer.
Por último os quiero decir que jugar con vuestros hijos es la mejor inversión que podéis hacer de vuestro tiempo para su educación.

Adoración Navarro. Psicopedagoga

------------------------------------------------------


Reunión y Escuela de Padres ( Diciembre 2012 )
Publicado el 15 enero, 2013

Queridos amigos,

Como ya sabéis para todas nosotras la relación familia-escuela constituye uno de los pilares básicos de nuestra filosofía educativa. Me pongo en contacto con vosotros para informaros de que el próximo día 12 de diciembre a las 17,15 de la tarde (después de la salida de los niños) celebraremos la primera reunión de padres de este curso. En ella trataremos de algunos temas de interés y tendremos la posibilidad de conocernos un poquito mejor. Todo ello con el fin de caminar por las mismas directrices en la tarea de cuidar y educar a vuestros hijos e hijas, ya que todos ellos/as forman hoy parte de nuestras vidas y es a quienes va dirigida nuestra toda nuestra atención.

En nuestra ESCUELA DE PADRES os envío un archivo sobre la importancia del juego y de los juguetes en la educación y el desarrollo de vuestros hijos.

Para cualquier consulta sobre este tema o sobre cualquier otro, quedo a vuestra entera disposición.

Adoración Navarro


Primera parte de la reunión (12-12-2012)a las 17,15 horas. Sin niños/as

Objetivo: Ayudarnos mutuamente en la tarea de educar a vuestros hijos.

    Línea educativa del Centro.
    Adquisición de hábitos y valores.
    Características evolutivas de los niños de esas edades.
    Importancia de las Normas

    Turno de ruegos y preguntas

    INTRODUCCIÓN

    Los primeros años de un niño son fundamentales para su

Desarrollo físico, intelectual, social y afectivo

Para realizar nuestro proyecto educativo partimos de una metodología activa, participativa y viva, favoreciendo situaciones con un enfoque humanista, que eduque y mejore en los niños/as la iniciativa, la creatividad, la curiosidad, la autonomía,….

Marcaremos nuestra propuesta por proyectos que surgen del día a día, haciendo el camino al andar. El niño/a será el protagonista y agente de su propio aprendizaje

Creemos que para educar bien a nuestros niños/as hay que desarrollar en ellos progresivamente unos valores, aptitudes positivas, conductas correctas y comportamientos adecuados, potenciando con ello el desarrollo armónico del carácter, y su personalidad.

Esto lo conseguimos con el establecimiento de unas
normas y límites claros y adecuados a las edades de los niños/as, que les permitan diferenciar lo que está bien y lo que está mal.

Esto les aporta seguridad, confianza, y el desarrollo de su autoestima, Lo que supone una buena base con la que desarrollar la capacidad par a vivir en sociedad y ser felices como personas desde pequeñitos y a lo largo de nuestra vida.


    PRINCIPIOS EN LOS QUE BASAMOS NUESTRA TAREA EDUCATIVA.

Promover un desarrollo armónico e integral de los niños y niñas en los aspectos físicos, afectivos e intelectuales, atendiendo a sus necesidades, potenciando y valorando sus capacidades, respetando sus intereses y posibilitando, a la vez, las diferentes formas de expresión.
Favorecemos la inquietud y curiosidad de los niños/as por su propio entorno físico, social y cultural; facilitando los recursos para conocerlo, comprenderlo y respetarlo.
Consideramos la enseñanza-aprendizaje como un proceso activo de construcción e investigación, donde los niños son los protagonistas de su proceso de aprendizaje para lo cual, fomentamos la curiosidad, la investigación, la iniciativa y la reflexión.
Tenemos muy cerca lo que acontece en la vida cotidiana, humana, social y afectiva de nuestra escuela. Por esto, en la elección de “nuestros” objetivos nos planteamos huir de la artificialidad de lo que ya aparece diseñado y definido por otros y alejado de nuestra realidad. Preparar para aprender”
Creamos espacios y tiempos para la “humanización” (para la creación, la alegría, la bondad, las relaciones,…). Posibilitar las vivencias de experiencias artístico-culturales, como movilizadoras de nuestra propia sensibilidad. “Queremos Personalizar las relaciones con los niños estableciendo lazos de cariño y afecto” escuchar y ser escuchado.

Creemos que EDUCAR EN VALORES (para la paz, la solidaridad, la generosidad, el respeto, etc.) lleva implícito contribuir al desarrollo armónico de los niños, esto pondrá en marcha, un camino hacia la humanización de la sociedad.

Apreciar la función social de la escuela como primer ámbito de relación ampliada del niño/a donde tendrá su primera experiencia social fuera de su núcleo familiar por lo que se debe facilitar los recursos que permitan al niño/a establecer las relaciones sociales y afectivas, desarrollando actitudes de colaboración y apoyo.

ACTIVIDADES : A TRAVÉS DEL CUENTO: El cuento es un medio de aprendizaje por medio del cual el niño aprende de las situaciones vividas por otros y proyecta a través de los personajes del mismo sus propios conflictos, ilusiones y miedos.

Adaptamos el cuento al lenguaje, secuencia, claridad y a la edad del niño; así para los más pequeños se utilizarán secuencias breves de imágenes y para los más mayores el cuento narrado, pasando por situaciones intermedias.

En las edades infantiles y haciendo un repaso de los cuentos clásicos vemos que se abordan temas como son el miedo al abandono o pérdida (Pulgarcito), los celos (La Cenicienta, Blancanieves), la aceptación o el rechazo de los demás (El patito Feo, Dumbo), la superación de los retos (El sastrecillo valiente), el ser diferente (El elefante Elmer), el miedo a la destrucción (El lobo)…etc.

Lo hacemos de tal forma que la narración transcurra en un lugar y tiempo indefinido; que el protagonista sea parecido, pero no exactamente igual a los niños a los que se lo contamos; existirán unos personajes que ayudan, otros que dificultan (La dicotomía entre los buenos y los malos), un reto, unas dificultades y al final una victoria en donde triunfa el héroe por su valentía, corazón y tenacidad.

De esta manera los niños reciben el mensaje de que ellos también podrán salir victoriosos de sus propios conflictos.

DIBUJOS Y PELICULAS ANIMADAS: A través de los dibujos animados y de las películas también se transmiten mensajes de todo tipo. A los niños les encantan los personajes que tienen poderes y que se transforman con ellos, enfrentándose a las fuerzas del mal y venciendo con la solidaridad y el esfuerzo de todos, también se reproducen en mundos imaginarios situaciones de relación y convivencia cotidianas con las que el niño se identifica fácilmente.

En cualquier caso y por medio de estas narraciones los niños aprenden, viven sus emociones a través de los personajes y sucesos.

En nuestra propuesta pedagógica, el propósito principal conseguir es “la felicidad del niño/a en la Escuela”.

Conscientes de que esto es imposible de medir, cuantificar o evaluar, sí se ha podido comprobar que el niño/a cuando se siente a gusto y dichoso, aprende, se relaciona, se expresa y crece sin dificultades. Pero sabiendo que para conseguir esta felicidad es necesario desarrolle la seguridad, confianza, y el desarrollo de su autoestima.

El pilar que sustenta esta propuesta Se ajusta a las necesidades del niño/a

Atenderemos la adquisición de hábitos elementales de salud y bienestar, la mejora de sus destrezas motrices y de sus habilidades manipulativas, al desarrollo del lenguaje, al establecimiento de vínculo afectivos con los demás y a la regulación progresiva de la expresión de sentimientos y emociones.

Para sus desarrollo nos basaremos en la consideración de que la madurez de los niños es un proceso continuo que se produce a diferentes ritmos, debiendo adaptarse dicho desarrollo a las necesidades individuales de cada uno de ellos.

    ÁMBITOS DE EXPERIENCIA:

El desarrollo del lenguaje como centro del aprendizaje. (con juegos, cuentos, canciones,…)

El conocimiento y progresivo control de su propio cuerpo. (jugamos con las manos, pies, nos miramos en el espejo, abrir y cerrar ojos, boca, manos, tenemos pelo, orejas, ¿para que sirven?…)

El juego y el movimiento. ( gateamos, andamos, corremos, saltamos, bailamos, movemos,…)

El descubrimiento del entorno. ( la escuela, el barrio, tiendas, parques, calles,…)

La convivencia con los demás. (compañeros/as, profesores/as, familias, vecinos, oficios,…)

Desarrollo de su afectividad. (nos queremos, queremos, nos quieren y a los demás)

La adquisición de hábitos de vida saludables que constituyan el principio de una adecuada formación para la salud. (de higiene, alimentación, deporte, orden,…)

    METODOLOGÍA. El juego y el movimiento como principal recurso metodológico

La actividad es la fuente principal de aprendizaje y desarrollo en la infancia; y se realiza en continuo intercambio e interacción con el medio físico y social, siendo determinante en esta etapa para favorecer el procesos de enseñanza aprendizaje.

El juego es una actividad natural en los niños/as, a través del juego poco a poco se relacionan con los demás, adquiere habilidades y destrezas, conocerá tanto su realidad física como social, y les hace sentirse satisfechos y seguros. Consideramos el juego como un instrumento fundamental en las actividades de nuestra escuela infantil.

Formación de hábitos para la vida diaria. Los hábitos se van introduciendo progresivamente, de manera más significativa en los niños/as más pequeños ya que según vayan alcanzando comportamientos habituales su autonomía personal será mayor. Aprovechamos la satisfacción de las necesidades básicas del niño/a porque son situaciones muy útiles y cercanas para él y para que vaya desarrollando conocimientos, habilidades, relaciones, etc.

Ocasiones para el aprendizaje

Las comidas: para fomentar la autonomía a la hora de comer, los niños progresivamente van cogiendo los utensilios. A la vez se están trabajando muchos otros ámbitos como: conocimiento físico, lógico-matemático, dominio del espacio-tiempo, conocimiento social y lenguaje. La importancia de comer bien, tomamos alimentos sanos y nutritivos. Desarrollamos los sentidos, olemos, saboreamos, tocamos, notamos diferentes texturas, temperaturas, colores,… Oficios y damos las gracias a la cocinera.

El juego: simbólico, psicomotor… El juego espontáneo debe ser el primer contexto en el que los educadores inciten el uso de la inteligencia e iniciativa del niño. El juego al aire libre amplía las posibilidades por su riqueza en espacio y materiales naturales: hojas secas, charcos, arena, agua, barro, piedras e insectos.

Situaciones fortuitas: es lógico que por su inmadurez motriz y su desconocimiento de las leyes físicas no puedan prever las reacciones de los objetos y éstos se rompan, vuelquen o derramen. A fuerza de ir probando van aprendiendo a limpiar lo que ellos ensucian. También cabe señalar las relaciones interindividuales en situaciones como: cuando se pegan, se acarician, se regalan cosas o trabajan en grupo, que requieren un esfuerzo de descentramiento para llegar a la socialización de los niños.

    CARACTERÍSTICAS DE LOS NIÑOS/AS DE 0 A 3 AÑOS

0-12 meses. Durante los doce primeros meses, los cambios que experimentará el bebé son espectaculares, ya que duplicará su peso y su talla y crecerá más rápido que en toda su vida. Aunque todavía es muy pequeño, en estos primeros meses de vida comienza a forjarse su personalidad, empieza a desarrollarse su inteligencia y aparecen las primeras bases de su comportamiento. A modo de pequeños detalles podrás vislumbrar cómo será tu pequeño cuando sea mayor.

En el primer año de la vida,
el niño o la niña transforma las respuestas reflejas e involuntarias en conscientes y voluntarias. Es al final de este periodo cuando, con la ayuda intencional y educativa del adulto, es competente para desarrollar comportamientos cada vez más complejos.

Objetivos

Comprender los mensajes orales que se le dirigen y utilizar el lenguaje oral y corporal para expresar sus demandas y sentimientos.

Descubrir, conocer y controlar su cuerpo en las acciones habituales.

Adaptar su comportamiento en el juego, las rutinas y las actividades que presenta el adulto y disfrutar con su práctica.

Observar y explorar los elementos de su entorno inmediato y atribuirle un significado con la ayuda del adulto.

Iniciar los comportamientos sociales y desarrollar las funciones básicas de cooperación y participación.

Perfeccionar la percepción sensorial como medio de contacto con el mundo exterior y de desarrollo cognitivo.

Establecer relaciones afectivas con los adultos y con otros niños y niñas.

Identificar y expresar las necesidades básicas de cuidado, alimentación, higiene y salud.

Conocimiento de sí mismo y autonomía.

Contenidos

El conocimiento y progresivo control de su propio cuerpo.

Desarrollo motor grueso: Reflejo de impulso; Control del la cabeza. Pataleo y Volteo; Postura de sentado. Volteo estable. Desplazamiento activo: arrastre, gateo, reptación, con ayuda y libre.

Coordinación viso-motora: Reflejo de prensión y orientación. Coger y sostener un objeto. Cambio de mano. Pinza digital: Coordinación de manos y dedos. Coger, explorar, cambiar, lanzar…

Desarrollo de las capacidades sensoriales:

Respuestas auditivas y visuales: Reflejos protectores de estímulos. Respuesta visual y auditiva básica. Seguimiento visual y auditivo de objetos y personas; Agudeza, discriminación y memoria auditiva y visual de objetos cotidianos, de formas geométricas y colores, de voces familiares, sonidos naturales y de objetos y tonos. Coordinación y orientación de la vista en función del sonido y viceversa.

Respuestas táctiles, gustativas y olfativas: Discriminación y tono; Discriminación olores y sabores agradables y desagradables.

La adquisición de hábitos de vida saludable que constituyan el principio de una adecuada formación para la salud:

Alimentación:

Reflejos de succión y búsqueda. Movilidad de la boca: abrir, mover las mandíbulas sostener la comida y tragar líquidos. Comida de semisólidos y masticación de cualquier tipo de comida. Bebida en taza con ayuda.

Aseo y Vestido: Pasividad. Colaboración: adaptación del cuerpo: lavado de la cara y las manos, limpieza de la nariz y movilidad en sus miembros para facilitar el vestido.

1 A 2 años

Del egocentrismo propio del primer año el niño evoluciona para ir integrándose poco a poco en el mundo que le rodea.

En este desarrollo, la maduración psicomotriz es decisiva. Cuando el niño cumple el año, empieza a andar: el “gateador” de la última parte del primer año se convierte en “correteador”; desde esa nueva posición, el niño observa el mundo con una nueva perspectiva, amplía su horizonte y puede acercarse y manipular lo que le rodea a su antojo.

La inteligencia del niño se transforma, pudiendo representarse las cosas sin estar éstas presentes y utilizar el lenguaje para ordenar tanto su mundo interno (primeras expresiones de sus emociones) como el externo (comienza a nombrar las cosas).

Afectivamente el desarrollo en esta época es muy grande pues el niño aprende a controlar impulsos y deseos en una especie de “negociación” en la que él se adapta a las normas familiares a cambio de amor y valoración.

Objetivos

Comprender los mensajes orales que se le dirigen y utilizar el lenguaje oral y corporal para expresar sus sentimientos, deseos y experiencias.

Descubrir, conocer y controlar su cuerpo en las acciones habituales.

Adaptar su comportamiento en el juego, las rutinas y las actividades que presenta el adulto y disfrutar con su práctica.

Observar y explorar los elementos de su entorno inmediato y atribuirle un significado con la ayuda del adulto.

Iniciar los comportamientos sociales y desarrollar las funciones básicas de cooperación y participación.

Perfeccionar la percepción sensorial como medio de contacto con el mundo exterior y de desarrollo cognitivo.

Establecer relaciones afectivas con los adultos y con otros niños y niñas.

Identificar y expresar las necesidades de cuidado, alimentación, higiene y salud.

Conocimiento de sí mismo y autonomía.

Contenidos

El conocimiento y progresivo control de su propio cuerpo.

Desarrollo motor grueso: Localización corporal: exploración y localización del propio cuerpo: cabeza, cara y sus partes, manos, pies, tripa. Control postural: Sentado. De pie. En filas. Desplazamiento coordinado: deambula con autonomía. Subida y bajada de escaleras sin alternancia con ayuda y sin ella. Camina sosteniendo objetos. Carrera. Trepa.

Coordinación viso-motora: Lanzamiento con dos manos y golpeo de una pelota. Mete y saca objetos. Amontonamiento y construcción de torres. Ensartado de piezas. Trazado de garabatos débiles y ocasionales.

El desarrollo de sus capacidades sensoriales. Percepción visual de objetos cotidianos y personas: Agudeza y discriminación visual en función de formas geométricas, tamaños y colores. Asociación visual-auditiva, Memoria visual.

Percepción auditiva de voces familiares, sonidos naturales y de objetos y tonos: 1. Agudeza y discriminación. Asociación auditivo- visual. Memoria auditiva.

Respuestas táctil, olfativa y gustativa: Discriminación de tamaños, formas y texturas muy diferenciadas. Discriminación de temperatura (frío y caliente) y sabores (dulce y salado). Discriminación y asociación de olores.

La adquisición de hábitos de vida saludable que constituyan el principio de una adecuada formación para la salud.

Alimentación: Uso de la cuchara o el tenedor. Disfruta comiendo sólo. Conoce la comida. Discriminación de lo comestible. Elección de la comida.

Aseo: Lavado y secado de manos y la cara con ayuda y sin ella. Lavado de dientes.

Vestido: Ayuda en el vestido — Identifica momentos del día y sus actividades– Duerme sólo.

2 a 3 años.

Cuando pensamos en un niño o niña de 2 años lo primero que imaginamos es su mirada, sus gestos, su actitud ante el mundo y ante los otros. Su vida está organizada en torno a lo que siente pero, a la vez, está comenzando a construir su conocimiento del mundo a partir de las respuestas que el medio le da.

El intercambio afectivo es imprescindible para el desarrollo en estas edades, pero la afectividad no evoluciona en solitario, está interrelacionada con otras conquistas de tipo personal, social e intelectual. Todas ellas configuran el mundo educativo a esta temprana edad.

Una actividad infantil relevante es el movimiento. En estos momentos, los progresos motrices y sensoriales que se realizan son decisivos porque van a posibilitar un mayor acceso al mundo externo, lo que permitirá a los niños ampliar su campo de intereses y acciones.

La necesidad de experimentación motora es intensa: inventan, descubren, saltan, se mueven y tropiezan, sus movimientos evolucionan hacia la precisión pero pueden ser torpes y, a veces, “molestan” en su proceso de establecer nuevas coordinaciones.

La musicalidad es importante en sus vidas, a menudo cantan las frases. Les gusta escuchar por razones de lenguaje y por razones sonoras, escuchando aprenden el sentido de las palabras, por eso les gustan tanto los cuentos cercanos y familiares ya que, mediante la repetición de los mismos, corroboran o rectifican sus hipótesis lingüísticas. Como suelen tener buena memoria para los acontecimientos significativos, llaman la atención sobre una frase que ha cambiado en un cuento que se repite y conoce.

Especial importancia tiene el juego puesto que contribuye a estructurar el esquema corporal y al logro de una imagen ajustada de sí mismos. El juego como factor de desarrollo contribuye también a que los niños y niñas se reconozcan como sujetos capaces de tener iniciativas y a articular éstas dentro de un marco social.

Necesitan jugar, ya que jugando aprenden a conocer el mundo, a sí mismos y a los otros. A esta edad el juego es una actividad estructurante. A través de la manipulación de los objetos y de la relación con los demás adquieren una información que les ayuda a producir un cambio en los conceptos que van elaborando sobre lo que les rodea, los otros y las cosas, lo que constituye un recorrido ideal en el proceso de crecimiento y aprendizaje.

La apertura y el acceso al lenguaje es uno de los logros más importantes y apasionantes de los niños y niñas de 2 años

Objetivos

Comprender los mensajes orales que se le dirigen y utilizar el lenguaje oral y corporal para expresar sus sentimientos, deseos y experiencias.

Descubrir, conocer y controlar su cuerpo en las acciones habituales.

Adaptar su comportamiento en el juego, las rutinas y las actividades que presenta el adulto y disfrutar con su práctica.

Observar y explorar los elementos de su entorno inmediato y atribuirle un significado con la ayuda del adulto.

Iniciar los comportamientos sociales y desarrollar las funciones básicas de cooperación y participación.

Perfeccionar la percepción sensorial como medio de contacto con el mundo exterior y de desarrollo cognitivo.

Establecer relaciones afectivas con los adultos y con otros niños y niñas.

Identificar y expresar las necesidades de cuidado, alimentación, higiene y salud.

Contenidos

El conocimiento y progresivo control de su propio cuerpo.

Desarrollo motor grueso: Esquema corporal. localización corporal: cabeza, cara, manos, pies, tripa, espalda, brazos, piernas,…Reconocimiento de la propia imagen en el espejo y en otros soportes fotos, videos. Identificación de características propias: sexo, tamaño, color del pelo; Control postural: Sentado. De pie. En filas. Pata coja; Desplazamiento coordinado: Subida y bajada de escaleras. Seguimiento de una línea. Salto con pies juntos. Desplazamiento con objetos frágiles. Carrera. Iniciación en el dominio del espacio y el tiempo: arriba y abajo, dentro y fuera, deprisa y despacio, entrada y salida.

Coordinación viso-motora: Lanzamiento y recepción de una pelota. Introducción y extracción de objetos. Apilar/ amontonar. Construcción de torres. Ensartado. Cerrar y abrir un grifo. Empareja formas geométricas sencillas. Construye un rompecabezas de dos piezas. Trazado de garabatos. Copia de formas simples (raya, círculo…). Memoria secuencial viso-motora.

El desarrollo de sus capacidades sensoriales. Percepción visual de objetos cotidianos y personas: Agudeza y discriminación visual en función de formas geométricas, tamaños y colores primarios. Asociación visual-auditiva, Agrupación y primeras clasificaciones de objetos por características visuales (color, forma, tamaño). Memoria visual.

Percepción auditiva del silencio, de voces familiares y de otros niños, ruidos y sonidos naturales y de objetos, y los tonos y de las propias pulsaciones. Agudeza, discriminación e imitación. Asociación auditivo- visual. Memoria auditiva con secuencias de 2 dígitos. Agrupación y primeras clasificaciones de objetos por características sonoras (suena-no suena, sonidos fuertes- débiles…). Canciones infantiles sencillas.

Respuestas táctil, olfativa y gustativa. Discriminación de tamaños, formas y texturas muy diferenciadas. Discriminación de temperatura (frío y caliente) y sabores (dulce y salado). Discriminación y asociación de olores y objetos. Agrupación y primeras clasificaciones de objetos por características táctiles (liso- rugoso, áspero-suave…),olfativas (olores agradables-desagradables) y gustativas (sabores agradables-desagradables)

La adquisición de hábitos de vida saludable que constituyan el principio de una adecuada formación para la salud. Los hábitos se van introduciendo progresivamente, de manera más significativa en los niños/as más pequeños ya que según vayan alcanzando comportamientos habituales su autonomía personal será mayor. Aprovechamos la satisfacción de las necesidades básicas del niño/a porque son situaciones muy útiles y cercanas para él y para que vaya desarrollando conocimientos, habilidades, relaciones, etc.

El niño/a necesita que esta rutina tenga siempre la misma frecuencia, que un acontecimiento siga siempre a otro, que se hagan las cosas de la misma manera, que los objetos estén siempre en su sitio, etc.. Todo esto da seguridad al niño/a y favorece la creación de “estructuras espaciotemporales”, la capacidad de anticipar, de relacionar, de establecer secuencias, etc.

Alimentación: Autonomía en la comida. Comer es un acto social y placentero. Pretendemos que sea un momento agradable para compartir con los amigos y amigas en un ambiente tranquilo.

El hábito para que poco a poco, vaya adquiriendo autonomía hasta que consiga comer por sí mismo. Propiciamos que ya desde la lactancia pueda expresarnos que tiene hambre, y que participe de una manera activa, respetando las etapas de experimentación con la comida (cuando intenta coger el biberón.

Aseo: Primeras vivencias del tiempo: hora de ir al W.C.; – Iniciación al hábito de lavarse cara y manos; .- Diferenciación de manos y cara limpias-sucias; – Motivación a utilizar el pañuelo para limpiarse y sonarse; crear en los niños y niñas la necesidad de llevar a cabo una serie de actividades que favorezcan el control de esfínteres..

Vestido desvestirse y vestirse con ayuda, Comenzar a ponerse las prendas más simples. . Dejar la ropa con cuidado.

Sueño y Descanso: Dormir sólo y reconocer los momentos y espacios de descanso. Nuestra finalidad como educadores a la hora del descanso es proporcionar las condiciones necesarias para favorecer al máximo esta actividad espontánea, autoinducida, que el niño/a realiza libremente. Para ello le facilitamos un ambiente seguro, confiado y tranquilo que haga posible la relajación. El establecimiento de una relación afectiva entre el educador/a y el niño/a es un puntal básico para conseguir que el momento del descanso sea agradable y deseado. Debe existir un entendimiento, una sincronía mutua y, en definitiva, un afecto que le de seguridad y le permita mantener una actitud positiva hacia este momento del día. Es importante hacer ver a los niños/as la necesidad del descanso para restablecer su equilibrio emocional.- Primeras vivencias del tiempo: Hora de descanso.

Recoger la clase. Este apartado es también importante en la formación de hábitos. Vemos la necesidad de fomentar en el niño/a la recogida de materiales con el fin de constituir un soporte que ayude a crear un clima de seguridad y orden, donde cada cosa esta en su lugar. Potenciamos estas tareas fomentando el gusto por recoger y marcando unos contenidos que presenten al niño/a estas acciones como necesarias y positivas para su bienestar.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos e hijas?:
    
        Puntualidad No me dejes esperando tanto en las entradas como en las salidas
        Comunicados. Cualquier incidencia hazlo por escrito
        Ropa marcada; Zapatos sin cordones ;Tira para el abrigo.
        No puedo venir malito

Como pueden ayudar los padres a los niños en su desarrollo.

    Psicomotricidad

El desarrollo de sus capacidades psicomotoras llegará cuando su cuerpo esté preparado. Lo único que podemos hacer es no ponerle obstáculos: despejar la casa y evitar objetos que puedan dañarle (esquinas puntiagudas, objetos de cristal que se puedan romper con facilidad y demasiados muebles) para que el niño pueda experimentar a sus anchas y evolucionar sin cortapisas.

    Lenguaje

El niño a esta edad aprende imitando a los adultos. Así que cuanto más se le hable, mucho mejor. Aprovechar para enseñarle nombres de objetos en momentos relajados, como la hora del baño, puede ayudarle. No conviene agobiarle demasiado corrigiéndole constantemente, ni tampoco imitarle. Si por ejemplo pronuncia mal una palabra, lo mejor es que repitamos su frase pero diciendo esa palabra de forma correcta.

    Desarrollo social

Para que se desarrolle socialmente con normalidad, lo más importante es que se sienta seguro. Lo único que podemos hacer para ayudarle es demostrarle que le queremos incondicionalmente y que siempre vamos a estar ahí cuando nos necesite. Lo demás dependerá de su personalidad.

Adoración Navarro

Directora

----------------


El Chupete
Publicado el 23 diciembre, 2012

En los últimos meses hemos hablado muchos sobre el chupete,
las soluciones más adecuadas para dejarlo, mejores estrategias, etc.; junto con algunos consejos.

Cuando un niño/a se acostumbra a un chupete o la tetina de un biberón se aferra tanto a él que no admite cambios. Pero aprender a aceptar los cambios es un buen aprendizaje para ellos.

Siéntate a su lado y mirándola a los ojos le explicas “-Tu chupete está roto y es peligroso que lo sigas usando. No es bueno para ti, así que lo voy a tirar a la basura. Si quieres seguir usando chupete para dormir te he comprado este otro. Este es ahora tu chupete. Si no te gusta no lo uses, tú decides”.

No hace falta que le des más explicaciones, ni que le insistas sobre el tema. Ella te habrá entendido perfectamente. Puede que llore, y llore, se enfade, se enrabie e incluso puede que durante unos días le cueste dormir. Será su manera de expresar y demostrar sus resistencias a los cambios.

Puedes estar a su lado acompañándola en este nuevo aprendizaje: “Entiendo tu malestar, cariño, aceptar los cambios cuesta. Sé que estás enfadada pero ya verás como lo superarás”. Pero ya no hables más del viejo chupete.

Tu ejemplo me sirve para relacionarlo con el tema de la frustración. Le estás enseñando a tu hija a aceptar los cambios, a que no todo es lo que nos gusta o queremos. Lo primero es su salud y por ello a debe sacrificar el apego que tiene con su chupete. Le estás enseñando a madurar y a hacerse un poquito más mayor.


¿Chupete Sí o chupete No?

Hay diferentes perspectivas sobre el uso del chupete. Si hablamos con una comadrona nos dirá que el chupete puede eliminar el reflejo de succión en el recién nacido, y por tanto, perjudicar la lactancia materna. Así que nos recomendará no dárselo, y si lo hacemos que no sea hasta mínimo el primer mes de edad.

Los médicos y pediatras no están mucho a favor del uso del chupete pues hablan de malformaciones en el paladar y algunos casos de enfermedades producidas por su uso.

Desde un punto de vista psicológico, el chupete es una fuente de placer y tranquilidad para el niño. Los bebés y niños tienen necesidad de succionar más allá del acto de comer, y lo pueden resolver con el chupete y si no lo tienen, con el dedo o un muñeco. Esta necesidad va disminuyendo de forma paulatina a medida que el bebé se convierte en niño.

Ante estos diferentes puntos de vista, las madres y padres hemos de tomar una decisión. Guiarnos por nuestro instinto y seguir adelante. Eso es lo más importante.

En mi época de estudiante acudí a un Simposium sobre la infancia: enfermeras, pediatras, educadoras, psicólogas, pedagogas exponían diferentes aspectos relacionados con el desarrollo infantil. Recuerdo especialmente que salí con la firme convicción que si algún día tenía hijos no les daría el chupete, pues habían tratado mucho el tema y me habían convencido (que si perjudicaba, que si era algo artificial, que si deformaba….).

Cuando empecé a trabajar con bebés pude comprobar la tranquilidad y confort que les proporcionaba. En momentos que lloraban o mostraban malestar el chupete no sólo les calmaba, sino que les proporcionaba bienestar. Entonces empecé a pensar “santo chupete….”. Algunos bebés o pequeños de 1-2 años que no usaban chupete se calmaban con el dedo o llevándose a la boca su peluche.

Como madre, aún sabiendo las diferentes teorías al respecto, enseguida he ofrecido a mis hijos el chupete y en más de una ocasión he vuelto a decir “santo chupete”. Todos mis hijos lo han usado mucho como fuente de placer, de relax, de estar a gusto consigo mismo. A partir de los dos años lo usaban sólo para dormir la siesta y la noche, y se lo quite ya cumplidos los tres años..


Estrategias para dejar el chupete paulatinamente

Más allá de los tres años no se debería usar el chupete. Cuando son bebés lo utilizan casi todo el tiempo. Gracias al reflejo de succión suelen coger el chupete con facilidad aportándoles bienestar y tranquilidad durante el día y la noche (y a los padres también!).

A partir del año mejor que no lo usen durante todo el día, por ejemplo usarlo sólo para dormir o en aquellos momentos de llanto. Lo que pasa es que conforme pasan los meses más enganche tienen con el chupete. Y es entonces cuando les hemos de empezar a limitar su uso pero con su participación.

Por ejemplo, hacia los 15-18 meses que ya suelen decir sus primeras palabras, si lo hacen con el chupete en la boca decirles “- Qué dices? Es que con el chupete en la boca no te entiendo” Y por supuesto, no atender a su petición. Así si quieren agua, el juguete, etc. Tendrán que esforzarse y quitarse el chupete para ser entendidos.

A partir de los 2 años usar el chupete únicamente para dormir. Es muy importante que comentes esta decisión con tu peque. “Como ya eres un niño/a mayor de dos años, sólo usarás el chupete para dormir”. Tal vez él/ella no se muestre muy de acuerdo, pero aquí no hay consenso. Si en algún momento del día ves a tu peque con el chupete puesto no le riñas, simplemente cógelo con naturalidad, llévalo a su habitación, cierra persiana y acuéstalo en su cuna. Verás como inmediatamente se pone a llorar, a gritar !!No quiero dormir!! Entonces por qué llevas el chupete puesto? Porque me gusta. Bien pero ya acordamos que sólo lo usarías para dormir. Así que buenas noches cariño. ¡!Noooooo!! Tómalo.

Y repites esta acción cada vez lo veas con el chupete. Es importante que todos los miembros de la familia hagáis lo mismo cuándo veáis al peque con el chupete. Si esta acción sólo la hace la madre y el padre cuando lo ve no hace nada, el niño/a no llegará a responsabilizarse de su acto y pensará que es mami quién me quita el chupete. Siempre con una actitud natural, amorosa cumplís lo que acordasteis.

Los tres años, sería el período límite para dejar el chupete. Pero antes se debe ir comentando con el niño/a que “pronto llegará el momento de hacerse un poquitín más mayor y dormir ya sin chupete. Los niños mayores como tu prima Ana, y tu prima María, y tu primo Ramón, y tu amigo Eric, y etc…. no llevan chupete porque ya son mayores. ¿Tú quieres ser mayor como ellos? Pues cuándo decidas hacerte un poco más mayor, dejarás de usar el chupete. Tal vez aún no estés preparado. Cuando estés preparado me lo dices y dejarás de usar el chupete para dormir” (írselo comentando durante un par de meses mínimo).

No es bueno arrebatarle el chupete de golpe, ni tampoco no contar con él para ello. Él tiene mucho que decir, y sería genial que fuese él quien decidiese cual es el momento para hacerse mayor y tirar el chupete porque ya no lo necesita para dormir. Como despedida y acto consciente antes de tirarlo o dárselo a los Reyes/Papa Noel, anima a tu peque para que le diga

” Chupete ya no te necesito. Ya soy mayor y voy a dormir sin chupete”. Adiós.


Cuentos para ayudar a nuestros peques a dejar el chupete

Algunos cuentos para ayudar a nuestros peques a decir ¡adiós! a su querido chupete…

Adiós, Chupete..Jordi Induráin..Colección Vox. Historias de Álex

Álex sigue encariñado con su chupete y sus padres buscan el modo de convencerle de que ya va siendo hora de dejarlo. Tras unas semanas de preparación en casa y con la llegada de la Navidad, Álex se dispone a entregar su preciado tesoro a los Reyes Magos…. Este cuento incluye al final una guía pedagógica.

Quiero mi chupete…Antonia Rodenas..Colección Sopa de Letras..Anaya

Su pequeño protagonista usa el chupete sólo para dormir hasta que un buen día su mamá decide que ya ha llegado el momento de dormir sin chupete….El escrito es muy sencillo y suena a música pues riman sus frases. Las ilustraciones plasman perfectamente los momentos de paz y los momentos de desasosiego que el niño pequeño vive cuando ya no tiene el chupete para obtener confort.

Adiós, Querido Chupete!..Paule Alen..Colección Montaña encantada. Primeros lectores

Un pequeño tejón decide que ya no necesita más su chupete porque se ha hecho mayor. Así que busca a alguien para dárselo, pero le resulta más difícil de lo que pensaba.

¡Adiós al chupete!…Ilustrado por Marta Munté….Editorial Planeta, S.A

Cuando era pequeño, Carlos llevaba chupete todo el día, pero ahora es más mayor y mamá le ha dicho…. Un divertido libro con solapas y lengüetas que al moverlas le da mayor diversión a la historia de Carlos. Una historia que seguro gustará a tu peque y le servirá para quererse parecer a Carlos….

¡Adiós, Chupete!..Patricia Geis..Colección Buenos Hábitos..Combel Editorial, S.A

Incluye una tabla semanal para asignar tareas e ir sumando puntos con pegatinas de colores y una medalla de campeón. Cuando tu peque haya conseguido sumar muchas pegatinas por superar tres noches, o tal vez cinco noches sin chupete le podrás poner su medalla de Campeón!!

------------------------------------------------------


La Navidad, una fiesta familiar
Publicado el 20 diciembre, 2012

La familia cambia pero la Navidad parece inmutable. Es el momento tan esperado y que también hemos tenido que organizar para reunimos todos. ¿Qué importancia tiene este ritual? ¿Qué transmitimos a nuestros hijos con motivo de estas fiestas?

Lo primero que llama la atención cuando hablamos de la Navidad es su permanencia a través de los siglos y lo recurrente de sus elementos y sus símbolos. La comida, el abeto, el belén o los adornos son acontecimientos u objetos simbólicos comunes a todas las familias, que sirven para dar sentido a estas fiestas. El abeto es el elemento central, por la posición que ocupa y por las actividades que se realizan a su alrededor. La luz, las velas y otros adornos participan de la atmósfera mágica. Al igual que los regalos, que adquieren más importancia cuando la segunda generación accede a la paternidad. El desarrollo de la fiesta también obedece a secuencias parecidas: una cena de Nochebuena o comida de Navidad, el intercambio de regalos y, a menudo, un tiempo festivo en el que se comparten villancicos, lecturas o un paseo. Esta repetición de escenas que se perpetúa, no implica ninguna rigidez, todo lo contrario. Porque la segunda cosa que caracteriza el ritual de la Navidad es su gran flexibilidad; cada familia se la apropia organizándola a su manera y atribuyéndole sus propios valores.

Los niños son los principales protagonistas de las fiestas navideñas. Las luces, los regalos, las comidas… todo les llama la atención. Con un año son demasiado pequeños para comprender la Navidad plenamente, pero no para disfrutarla.

Para que estos días se conserven en la memoria inconsciente del niño como un recuerdo agradable, conviene que los padres encontremos la forma de combinar las celebraciones de la Navidad en familia con el respeto a los ritmos propios de los niños. ¡Aún es muy pequeño!

La Navidad se ha extendido por todo el mundo porque trasciende el aspecto comercial que tanto se critica. Desempeña un papel importante en el seno de la familia, para los individuos que la componen; para el niño que nace marca la entrada en la cultura familiar, permite la construcción de las identidades dentro de la familia, la transmisión de mitos y valores a través de las generaciones… Porque en última instancia, cuando preguntamos a la gente qué es lo que valora más de la Navidad, siempre responde que el hecho de estar juntos. La Navidad sigue siendo la fiesta anual de la familia por excelencia, porque reúne a varias generaciones cuyos dos polos principales son los nietos y los abuelos. De hecho, cuando estos últimos pueden, son ellos los que reciben a la familia. Es la manera de “ocupar su lugar”. Luego son los niños los que capitalizan todas las atenciones. Generalmente los padres compran el regalo para su hijo. A través del mismo hacen un don a su propia infancia. Sin embargo, reunirse cuesta un cierto esfuerzo. Porque a pesar de su atmósfera mágica, la Navidad es una época de estrés debido a los preparativos que la preceden y a la dificultad de reunirse todos ese día. Con motivo de esta festividad, cada individuo define su posición dentro de la familia.

En razón de la importancia y de la tradición que rodean las fiestas de Navidad creemos que sería bueno empezar a contar cuentos de Navidad y a cantar con vuestros hijos, todavía pequeños, algunos de los villancicos que conozcáis  para que  los niños/as, junto a sus padres, amigos, abuelos y familiares, disfruten  con encanto las fiestas de Navidad.

Feliz Navidad

Adoración Navarro                                           
Psicopedagoga                                     
Directora de la Escuela Infantil LAS ACACIAS

------------------------------

Escuela de Padres. Ayudame a crecer

Adoración Navarro
Psicopedagoga


Convertirse en padre y educar a los hijos no es tarea fácil. Nadie nos da un manual en el momento de su nacimiento para guiarnos de todo lo que hay que hacer en cada momento. Es normal que surjan dudas y que actuemos a veces bajo la incertidumbre de si hemos obrado bien o no. Todos nos equivocamos alguna vez, según los expertos.

1. No escuchar al niño: es bastante habitual que no les demos tiempo suficiente a explicarse o a expresarse, cortándoles, siendo autoritarios o dando por hecho lo que nos van a contar sin darles la oportunidad para ello. Déjalo hablar, ten paciencia.

2. No reconocerle sus virtudes o puntos fuertes: parece que muchas veces solo nos fijamos en sus fallos o defectos para intentar corregirlos, y nos olvidamos de alabarle lo que hace bien o sus puntos fuertes. El halago es un arma muy fuerte en su educación.

3. Hay que respetar su personalidad: cada niño es único y diferente. No tenemos porqué educarle para que haga lo mismo que el resto de los niños. Cada uno elige su camino, sus objetivos y propósitos, por lo que no todos los niños deben ser iguales.

4. Sobreprotegerles: es un error bastante común. La sobreprotección se produce por el temor de los padres a que le pase cualquier cosa al niño, desconfiando de su propia valía y acarreándole unas serias consecuencias. Hay que darle autonomía en su justa medida.

5. Acostumbrarles a que les hagan todo: son aquellos padres que hasta les siguen partiendo el filete cuando el niño tiene 9 años… A los niños hay que enseñarles a valerse por sí mismos, tienen una edad para aprender cada cosa, y cuanto antes lo aprendan mejor, sin apresurarse tampoco, claro.

6. Gritarles: por desgracia recurrimos al grito más de lo que debiéramos en muchas ocasiones. Los gritos les acarrean muchas consecuencias negativas.

7. Cuando hay hermanos, intentar educarlos igual: una cosa es que al haber hermanos intentemos transmitirles los mismos valores, que es lo correcto, y otra cuestión es que intentemos que sean iguales en todo, que no es correcto. Cada niño es distinto, y se debe educar en la individualidad. Un hermano tendrá unos puntos fuertes y otros débiles que habrá que corregir, y en otro hermano habrá otras cuestiones a limar.

8. Compararles: algo a lo que recurrimos constantemente. Mira tu hermano como…, si fueras como tu primo que…, mira Luis tu amigo lo bien que… Debemos evitar las comparaciones, cada niño es de una manera, y a lo mejor otro es mejor en esto o aquello, pero tu hijo lo será en otra cosa. Ellos ya saben compararse y usar sus propios modelos, no debemos atormentarles con continuas comparaciones todos los días.

9. No limitarlo en cosas sin verdadera importancia: está claro que si tu hijo te hace un buen dibujo en la pared de casa no está bien y te vas a enfadar, pero sopésalo, piensa si el dibujo es bueno, si es más importante la pared o la creatividad de tu hijo… No lo grites, corrígelo y dale los medios para que haga sus creaciones en el lugar adecuado. Darle cierto margen de actuación es muy importante para que tu hijo aprenda, explore y descubra poco a poco sus intereses, capacidades y limitaciones.

10. No comunicarnos: da igual la edad y el tema. La cuestión más importante a la hora de educar a un niño es hablar con él y que él hable contigo. De sentimientos, de temores, de dudas, de amistad, de sexo… una buena comunicación creará un buen vínculo entre padres e hijo.

------------------------------

Escuela de Padres. Ayudame a crecer

Adoración Navarro
Psicopedagoga

TEMA 1. EL MUNDO EMOCIONAL EN LOS PRIMEROS DOCE MESES DE VIDA

TEMA 2. EDUCAR LA COOPERACION EN LA PRIMERA INFANCIA DE NUESTROS     HIJOS/AS


EL MUNDO EMOCIONAL DEL BEBÉ DE CERO A DOCE MESES

El bebé recién nacido concentra su energía en dos retos simultáneos: desarrollar la capacidad de sentirse tranquilo sin que los estímulos  que le llegan por los órganos de los sentidos le abrumen y utilizar estos mismos sentidos para conocer su entorno. Cuando un bebé siente una necesidad o un dolor, a menudo es incapaz de percibir otras sensaciones que no sean esa necesidad o ese dolor, es decir, principalmente está influenciado por esas sensaciones físicas internas. Es por eso que, en el primer periodo de su vida el bebé mantiene un circulo de retroalimentación: cuando está tranquilo  desarrolla las capacidades sensoriales  para conocer su entorno y al emplear los sentidos se siente tranquilo y presta atención.

Ante todo un bebé necesita sentirse querido y esto ocurre cuando los adultos son sensibles a sus características, sus necesidades y sus reacciones. Los juegos sencillos dirigidos a cada uno de sus sentidos (vista, oído, tacto, olfato, gusto, sentido de la posición y movimiento o el control muscular), individual y conjuntamente favorecen la autorregulación y el interés por el entorno.

A partir de los tres meses, comienza a relacionar las causas con los efectos y los adultos favorecen esta relación respondiendo a sus señales. Por ejemplo, favorecen esta comunicación intencional devolviendo una sonrisa  afectiva cuando sonríe el bebé o imitando sus runruneos y los movimientos de sus brazos.

Desde su nacimiento el bebé ha respondido a los estímulos, pero esta capacidad ha evolucionado y a partir de ahora desarrolla la intencionalidad  porque descubre que sus acciones provocan una respuesta en los demás. Los adultos deben identificar y responder a la forma de comunicación emocional del bebé. Cuando siente molestias calmándole y si está contento con alegría. Con estas y otras reacciones causa-efecto, el pequeño aprende que puede tener influencia sobre el entorno, lo que supone el primer paso para adquirir confianza y seguridad en sí mismo y en los demás.

Entre los cuatro y los seis meses, el bebé sintoniza mejor con el entorno y muestra un interés selectivo por la parte más significativa de ese entorno, comienza a desarrollar una relación o vinculo especial con dos o tres personas que en general son quienes atienden sus necesidades habitualmente. Este vinculo especial se denomina apego y su desarrollo es muy  importante ya que se convierte en la base que sustenta el resto de la evolución del bebé. Parte de su esquema de interacción socio-afectiva y está compuesto por miradas, sonrisas, atención centrada en los rostros, sonidos para atraer la atención del adulto, etc., como respuesta a las relaciones amorosas con las personas significativas.

Es importante observar las características diferenciales del temperamento del niño. En muchos bebés las respuestas emocionales surgen de forma espontánea al contacto mínimo, sin embargo otros son más lentos en las reacciones hacia las personas de su entorno, incluso podría rechazar los momentos afectivos si el bebé está sobreestimulado.

Cuando los adultos que atienden al bebé conocen aquello que le tranquiliza y estimulan su interés por conocer su entorno, le están ayudando a mantener el equilibrio y a sentirse emocionalmente satisfecho. Todo aprendizaje futuro del bebé va a depender en buena medida de las relaciones humanas y de los contactos emocionales que establezca.

El niño en este momento se convierte en un explorador inagotable y lo que más le gusta investigar son las relaciones con las diferentes personas de su entorno. Al ir teniendo una dinámica más activa con dicho entorno, tanto con las personas como con los objetos, aparecen las verdaderas emociones o sentimientos emotivos que involucran la interacción de las sensaciones corporales y la experiencia a través de la vinculación de la memoria. El niño experimenta categorías de emociones muy diversas: placer, afectividad, rabia, curiosidad, dependencia, exigencia, decepción, tristeza, miedo, etc. Los adultos deben observar si utiliza las distintas categorías emocionales y todos los sentidos para interactuar con el entorno. El potencial original y exclusivo del bebé motiva que tenga preferencias naturales que desarrollan un tipo de interacciones emocionales con más frecuencia que otras, pero todas deben manifestarse en un momento u otro.

Alrededor de los siete u ocho meses, la intensidad del apego aumenta y, además de preferir determinadas compañías, suele mostrar recelo ante los extraños.

A partir de los diez meses desarrolla múltiples capacidades, habilidades y conductas. De entre ellas, dos acaparan toda su energía: comenzar y afianzar la marcha independiente y desarrollar el lenguaje verbal para comunicarse. Todo este despliegue de habilidades atrae tanto la atención de los adultos que pueden pasar desapercibidos los logros en su crecimiento emocional. Comienza a organizar su conducta y su mundo emocional, poco a poco va siendo capaz de aunar pequeñas actividades y las emociones correspondientes.

Con el paso del tiempo, la manifestación de emociones, poco a poco, va siendo más compleja y organizada. El enfado es más evidente y se acompaña de gestos como lanzar objetos, golpear con la mano o alejarse de la persona que lo provoca. El recelo con los extraños también incluye un repertorio de conductas organizadas, e igual ocurre con la afectividad que expresa con ternura, rostro cálido, besos y abrazos. Aún no tiene un sentido de si mismo muy desarrollado, por eso, no es habitual que demuestre sentimientos de culpa o vergüenza pero, progresivamente, se pueden observar atisbos de emociones más complejas y organizadas.

Reconocer y responder de forma apropiada y empática a las necesidades del niño supone abonar el terreno de su crecimiento emocional. No obstante, esto no supone anticipar sus señales y demandas o responder de forma inmediata, es imposible que aprenda a aceptar el retraso y las pequeñas frustraciones que supone la cotidianidad del ser humano.

El niño necesita que los adultos le facilitemos atenciones que favorezcan la interrelación afectiva y profunda porque es el medio para crear el clima emocional adecuado para que crezca sano y feliz.

Con el objetivo de que el niño establezca lazos emocionales profundos, debemos dedicarle tiempo de calidad, mostrarnos afectivos con sinceridad de sentimientos y disponibilidad afectiva, esforzándonos por captar su interés e implicando todos los sentidos en el momento de intercambio emocional.

Cuando el interés de niño decae por el juego emocional debemos proporcionarle otro tipo de actividad que requiera implicación física o permitirle que se entretenga jugando solo. En otro momento podemos volver a estimular la relación emocional e ir alargando ligeramente los intervalos de interacción afectiva.

EDUCAR LA COOPERACION EN LA PRIMERA INFANCIA DE NUESTROS HIJOS/AS

NIÑOS Y NIÑAS DE UN AÑO Y MEDIO EN ADELANTE.

Cooperar significa trabajar juntos tomando parte de algo para alcanzar un fin común. La cooperación tiene una doble dirección, una reciprocidad: yo beneficio a los demás y ellos me benefician a mí. Sin embargo cuando se trata de favorecer a otro nos referimos a la ayuda y esta tiene una sola dirección: yo ayudo al otro y el otro es ayudado por mí.

La formación del valor de la cooperación es esencial para la convivencia y su correcto desarrollo requiere del esfuerzo de los padres, porque el  proceso de aprendizaje de la cooperación es largo, requiere de mucha paciencia y comprensión y del conocimiento de las particularidades de cada edad.

Educar la cooperación supone estimular el desarrollo de ciertas actitudes y capacidades del niño/a destacando aspectos como:

  ♦ Desarrollar la conciencia de formar parte del grupo (familia, clase, amigos, trabajo, equipo…), sentirse unido a los otros y compartir sus objetivos.

  ♦ Compartir sin esperar reciprocidad. Estar abierto y disponible para los demás.

  ♦ Colaborar activamente contribuyendo al bien común sin esperar recompensas individuales.

  ♦ Aumentar progresivamente la capacidad de empatizar con los demás.

  ♦ Fomentar la capacidad de participar del bienestar de otros, de autocontrol, de negociar, de resolver conflictos de forma positiva, de compartir el triunfo y aprender del fracaso, de ceder sin someterse, etc.

Desde que el niño/a nace debe de aprender a vivir en sociedad. Establece vínculos con las personas de su entorno porque las va a necesitar para subsistir. El pequeño/a tiene una tendencia innata a la socialización. Sin embargo el egocentrismo y el egoísmo también forman parte de la naturaleza humana, sirviendo  para cuidarse y protegerse a si mismo.

Para llegar a cooperar es necesario adquirir conciencia de la propia individualidad y de la de los otros, solo de ese modo existe interrelación: hablar, escuchar, dar y recibir, ayudar y recibir ayuda, etc.

La cooperación debe de estimularse desde las primeras edades donde las conductas insolidarias y egocéntricas son frecuentes. A medida que el entorno empieza a moldear la personalidad en el desarrollo del niño y este realiza acciones a favor de los demás. Así ese egocentrismo va dando paso a la conducta cooperadora.

Para formar las premisas que servirán de base al aprendizaje de este valor es necesario promover la realización de múltiples actividades en las que sea necesario coordinar acciones para realizar un trabajo conjunto: prestar ayuda a otros para alcanzar un fin común, sentir alegría colectiva por el logro de un resultado, apreciar la ayuda en determinados momentos, ayudar a los compañeros y amigos, etc.

No obstante los padres y madres siempre deben tener presente:

  ♦ Exigir a los niños/as un grado de cooperación adecuado a su edad. Necesitamos confiar en el potencial de nuestros hijos/as y ofrecerles apoyo y estimulación en vez de sermones y castigos.
  ♦ Es importante que sientan nuestra comprensión sobre sus limitaciones y su egoísmo, pero esto no implica renunciar a pedir su voluntad de cooperación.

  ♦ Somos un modelo para nuestros hijos y ellos tienden a imitar lo que ven hacer a los adultos de su entorno. Si cooperamos con los demás ellos tenderán a copiar estas conductas y más tarde las desarrollaran por propia iniciativa.

  ♦ El mejor modo de educar la cooperación en los niños es cooperar con ellos. Los pequeños tienen diferentes formas de pedir nuestra cooperación: con palabras, con gestos, con silencios, con su presencia, etc., nos invitan a jugar, a trabajar juntos,…

  ♦ No fomentamos la cooperación al ejercer una autoridad arbitraria, sino aplicando la autoridad objetiva. Imponernos a los niños con superioridad y subordinación fomenta las luchas de poder o la indefensión de los pequeños. Sin embargo podemos ejercer nuestra influencia por medio de normas de convivencia compartidas.

  ♦ Planificar en familia, todos juntos las rutinas y las responsabilidades propias adquiriendo así compromisos.

  ♦ Hacerles ver los errores como oportunidades para aprender: que reconozcan el error como responsabilidad sin fomentar el sentimiento de culpa, que se disculpen y resuelvan el conflicto en colaboración con la persona o personas a quienes han ofendido.

En esta sociedad tan competitiva, conviene reflexionar  sobre algunas formas de educación que se deben de aplicar para formar a  nuestros peques; Enseñándoles a ser cooperadores y responsables, ayudarles a desarrollar destrezas para la solución de conflictos y desarrollando su autodisciplina y una disciplina positiva que enfatice los principios de dignidad. Todo ello en un ambiente en el que prevalezca el respeto mutuo entre los padres y sus hijos.
------------------


Escuela de Padres. Ayudame a crecer

Adoración Navarro
Psicopedagoga

Escucha activa: ayudar a entender lo que le pasa al niño

Una madre que recientemente había dado a luz, estaba preocupada por el comportamiento de su hija mayor, la llegada del nuevo hermanito no estaba siendo nada fácil, los celos afloraban y la niña se encontraba más irascible, nerviosa y alterada. No solo era complicado compartir el cariño de mamá con un extraño sino que la niña continuamente  escuchaba por parte de otros adultos frases que contradecían lo que ella sentía: ¡ya verás como jugarás con tu hermanito cuando crezca!, ¡qué suerte tener un hermanito!, ¿ya  cuidas a tu hermanito? , ahora eres la hermana mayor!

Esta madre necesitaba comprender como se sentía su hija y su deseo por ayudarle a expresar los sentimientos que le producían esa nueva situación eran tan fuerte que un día consiguió que su hija le confesará que no le gustaba tener un hermanito. A partir de este momento, empezaron a trabajar los lazos afectivos entre hermanos para mejorar la relación.

La escucha activa ayuda a captar los sentimientos. Hay que tener en cuenta que los sentimientos que no se reconocen en la infancia, influyen en las relaciones de adulto. Cuando damos importancia a los sentimientos de un niño por muy absurdo que nos parezca el motivo por el que llora, le ayudamos  a ser el mismo.

Escuchar activamente supone acompañar a un niño en la consciencia de sí mismo, consiste en tratar de entender lo que hay detrás de los mensajes verbales sin que se sienta juzgado y a poder ser sin dirigir su vida  enseñándole a poner nombre a cada una de sus emociones para que pueda comprender lo que le pasa.

Ayudar a entender lo que le pasa al niño. Acepta y respeta todos los sentimientos del niño: cuando el niño llora porque se ha caído, es posible que no se haya hecho daño pero ha podido sentir miedo o vergüenza. Si acude a ti necesitara tu comprensión y cariño no que suavicen su dolor con frases como ¡no pasa nada! o ¡eres mayor, no tienes que llorar!

Demuéstrale que estas escuchando todo lo que él dice  mirándole fijamente a los ojos, asintiendo con la cabeza, con expresiones como  “Sí, ¡Ajá!, Mmmm…” o con un tono de voz adecuado para conseguir que el niño se sienta escuchado y comprendido.

Escucha de manera reflexiva: consiste en repetir lo que crees que el niño siente y dice, de esta manera podemos describir lo que parece haber causado esos sentimientos.

Pon nombre a los sentimientos: un niño debe aprender a identificar sus diferentes estados de ánimo, saber llamarlas por su nombre y ser consciente de cómo influyen en su comportamiento.

Ofrece tu consejo pero sin imponerlo: esto lo haremos con el fin de ayudarle a confiar en su capacidad para encontrar  herramientas que le ayuden a gestionar sus emociones.

El temperamento condiciona el comportamiento de los niños

Es posible que en más de una ocasión hayas oído  “es que yo soy así…” o  incluso que con el fin de justificar un comportamiento hayas dicho el refrán de Genio y figura hasta la sepultura.

El temperamento y el carácter. ¿Cuántas veces has pensado de tu hijo “este niño nació así, no tiene arregló…” Hay padres que no entienden por qué sus dos hijos son tan diferentes si se han criado en la misma familia, se preguntan qué los hace tan diferentes si teóricamente han recibido la misma educación.

Hay investigaciones que afirman que las personas nacemos con un temperamento con una predisposición genética que nos lleva a actuar de una forma determinada y que es inalterable,  por eso hay personas que dicen soy como soy y no voy a cambiar.

El temperamento es el mismo durante toda la vida pero no el carácter que es el conjunto de hábitos de comportamiento que cada persona va adquiriendo y consolidando a lo largo de su vida por medio de la familia, la escuela y la sociedad.

Tipos de temperamentos. Es cierto que el temperamento tiene un componente genético pero no determina la conducta porque de lo contrario la educación no tendría sentido.

Desde muy pequeños hay bebes que marcan maneras, hay niños de temperamento más fácil que hacen la tarea de educar más sencilla y otros que requieren más persistencia por parte de padres y educadores.

Es necesario conocer el temperamento de los niños para saber cómo educar su personalidad y cómo ajustar nuestra respuesta a su comportamiento sabiendo  potenciar sus virtudes al mismo tiempo que les ayudamos a superar sus debilidades.

No frustrar a nuestros hijos es malcriarlos. La parte menos grata y más difícil de ser niño/a en proceso de maduración es la frustración. La parte menos grata y más difícil de ser padre en proceso de educar es la frustración. Ni a los peques les gusta no salirse con la suya, ni a los padres nos gusta tener que desilusionarlos.

Fritz Perls (fundador de la Terapia Gestáltica), en su libro “Sueños y existencias” dice que en el crecer hay dos alternativas: o el niño crece y aprende a sobreponerse a la frustración o se transforma en un malcriado. Puede que resulte un “malcriado” porque los padres le contestan todas las preguntas. Puede que se eche a perder porque cada vez que desea algo lo consigue, (porque el niño debe tenerlo todo, porque papi nunca lo tuvo, o porque los padres no saben cómo frustrar a los niños). Cada vez que el niño es mimando para evitarle una frustración, se le está condenando. Porque en vez de usar su potencialidad para crecer, la usa para controlar a los adultos, para controlar el mundo.

Los niños saben pedir lo que desean, ya sea con palabras o con gestos: ¡ir al parque ahora!, cógeme en brazos que no quiero andar, comer algo antes de cenar, meter las manos en el plato, no comer pescado, tocar el ordenador, ir a dormir tarde, quiero ahora una piruleta… y un larguísimo etcétera.

En muchas ocasiones para evitar el mal trago cedemos, ya sea porque no tenemos fuerzas para aguantar y oír la consecuente rabieta, ya sea porque nos apena se lleve un chasco.

Hemos de ser conscientes que al consentir no les estamos ayudando a crecer, les facilitamos demasiado las cosas. Lo bueno para su desarrollo es que busquen sus propios recursos, se esfuercen en buscar alternativas, conozcan mejor sus fuerzas, miren hacia dentro de sí y sepan qué pueden hacer (¡con lo creativos que son a estas edades!).

El peque dice:

• Si no me coges aúpa porque no quiero caminar (y no atiendes a mi eufórica rabieta…), no me quedará más remedio que hacer el esfuerzo y caminar yo solito/a. Pero podré hacerlo? Pero no tengo ganas!… Anda! Pues resulta que sí he podido hacerlo!!
• Si no me dejas ver más dibujos en la tele (y no cedes ante mis múltiples insistencias), tendré que poner en marcha mi creatividad y jugar con algo.
• (Un bebé de 6 o 10 meses) Si no atiendes mi llanto para que estés siempre, siempre cerca de mí tendré que empezar a dirigir mi atención en lo que hay a mi alrededor. Tal vez yo solito pueda hacerlo… (en niños que reclaman mucho la atención, sería bueno dejarlos por momentitos).
• Si no me das esa piruleta que tanto deseo (y mira que la estoy armando en el súper!), tendré que aprender a conformarme…

Para frustrar no es necesario enfadarse, gritar, amenazar. Con cariño, dulzura y firmeza les puedes decir las cosas. No le estas riñendo, por lo tanto, no le pongas mala cara para decirle que no le coges en brazos. Pese a la rabieta, mantente firme en tu postura pero no endurezcas tu cara. Entiende que lo único que tu peque puede hacer es quejarse.
---------------------

Queridas familias:

Reunión de padres celebrada ayer día 21-01-14.

En primer lugar agradecer a todas las familias que hicieron un hueco en sus quehaceres diarios para poder asistir a la reunión, me consta que a veces es complicado.

Sintiendo mucho que algunos papis no pudieseis asistir os voy a informar de los temas tratados en la misma:

1. Introducción. Expusimos:

Información de que a partir del mes de febrero os invitamos a asistir a 3 charlas-talleres para padres:

  ♦ Sobre alimentación infantil: nutrición y educación (nutricionista: Leticia Garnica Baselga, licenciada en Ciencia y tecnología de los alimentos y diplomada en Nutrición y diétetica por la Universidad San Pablo CEU. Psicopedagoga: Adoración Navarro López.

  ♦ Sobre  Fisioterapia y osteopatía en pediatría: control y terapias en el aparato locomotor, digestivo y respiratorio

  ♦ Sobre fisioterapia en pediatría: importancia y beneficios del masaje a bebes y niños pequeños.
Os iré informando sobre la fecha exacta un poquito más adelante.

Propuesta y solicitud a los padres de la clase de Patricia que quieran pasar un rato en la clase con los niños de 2 y 3 años hablando con ellos sobre su trabajo, contando historias y cuentos, tocando algún instrumento, etc. que nos lo comenten para organizarlo.

Propuesta de la música como una actividad extraescolar (ver archivo anexo).

Hemos apuntado a nuestra clase de Patricia de 2 a 3 años en un concurso sobre el medio ambiente.

La clase de Patricia 2-3 años ya es casi bilingüe, todas las actividades se realizan en inglés y en español.

A primeros de marzo citaremos a los padres de la clase de Patricia para hablar sobre colegios.

Información y dudas sobre la ESCUELA DE PADRES

Exposición de cada profesora de la evolución de su clase: actividades realizadas, por realizar, objetivos planteados, conseguidos y por conseguir.

En general y en todas las clases la evolución de los niños/as ha sido fantástica en todos los aspectos y áreas, superando todos nuestros peques nuestras expectativas más ambiciosas.
----------------


Escuela de Padres. Ayudame a crecer

Adoración Navarro
Psicopedagoga

LA IMPORTANCIA DE LOS CUENTOS
                                                               
A los niños les encantan los cuentos, tanto los fantásticos como los que narran escenas cotidianas. A través de estas historias, nuestros hijos ven reflejada su propia realidad y descubren el mundo que les rodea. Ellos son los protagonistas del cuento y su vida una aventura inesperada.

Entre el año y los tres años, si no tocan el libro, le dan vueltas y arrancan alguna página, también. Pero, ¿no es demasiado pronto para que se interese por los libros? Nunca lo es. A ellos les fascina que estemos juntos compartiendo las cosas importantes de la vida.

Para ellos es real. Las historias de los cuentos pasan de verdad. Los niños aún no conocen nuestro mundo dual, así que " fantasía" y " realidad" conviven en perfecta armonía. Es más, para ellos, a través de la fantasía es como mejor llegan a la realidad.

Cuando los pequeños piden un mismo cuento una y otra vez es porque éste contiene una clave que necesitan. Es bueno que los niños saquen sus miedos al exterior.

Buscan las historias porque necesitan comprender muchas cosas: "por qué" será una de sus palabras favoritas en los próximos meses. Esa es, al fin y al cabo, la finalidad más importante de los cuentos: transmitir el sentido de la vida.

Cómo captar su atención. Les gustan, los necesitan... Pero atrapar su atención al principio puede no ser sencillo. Si queremos que la historia funcione tenemos que implicarnos y llevar la pasión puesta. Para apoyar su voz, padres y madres cuentan con otras herramientas a las que pueden sacar mucho partido:

  ♦ Los propios libros. A los dos años casi todo sirve para contar un cuento. Se puede contar una historia con tres o cuatro cartulinas, unas cuantas ilustraciones y un poco de imaginación. Por supuesto, también vale utilizar los libros. Los de esta edad suelen ser de papel fuerte u hojas de cartón, con imágenes sencillas, colores planos y llamativos.

  ♦ El argumento. No se cansan nunca de escuchar historias fantásticas, desde luego. Pero también les fascina lo cotidiano. Los libros sobre lo cotidiano les ayudan a clarificar sus sentimientos en un momento en el que aún no dominan el lenguaje. También los clásicos cumplen esta función: conectan con su subconsciente y le transmiten mensajes bastante más complejos.

  ♦ La escenificación: unas gotas de emoción. Escenificar los cuentos es muy importante. La gran mayoría de los niños prefiere que le cuenten la historia en lugar de que se la lean, con todos los matices gestuales y de voz que esto conlleva. Además, les gusta participar, preguntar, señalar... Hay que dejarles gran espacio para la interacción.

  ♦ Sentir, divertirse, descubrir. Muchos niños ven en historias un reflejo de sus propias vidas.

  Las ilustraciones. Son, sin duda, lo que más llama su atención de cualquier libro, el punto de enganche para contar la historia.

Sus dibujos favoritos. Las buenas ilustraciones llevan dentro miles de historias no contadas en el texto. Y nuestro hijo, no condicionado por las palabras, suele verlas antes que nosotros.

Lo que señala con el dedo, lo que pregunta, es lo que realmente le interesa, aunque a nosotros nos parezca que no tiene nada que ver con la historia y, por supuesto, no sepamos la respuesta. La solución: inventar una historia para esa imagen.

Respecto a los libros que son pura imagen, sin texto, estarán bien si dichas imágenes cuentan algo. Pero si el contenido de la página es el color rojo enmarcado en un círculo, no es lo más adecuado para esta edad.

Aunque no lo parezca, se entera. A algunos niños parece que no les interesan demasiado. Cualquier cosa que se mueva roba más su atención.

Pero en el momento más inesperado, el pequeño nos sorprenderá intentando contar algo ininteligible que tiene que ver con "Los siete cabritillos", el cuento que le leyeron ayer.

No nos desanimemos ante su aparente falta de atención. En realidad siempre se enteran, aunque puede que nos lo demuestren más tarde.

Ellos ponen las reglas. Cuidado con variar, aunque sea un poquito, una historia que ya conocen. Exigen una rigurosidad exquisita y no aceptan la improvisación porque los cuentos existen.

colorín colorado. Las frases hechas son importantes. El "erase una vez" y el "colorín colorado" forman parte de la magia del cuento. El primero les da la entrada al mundo de fantasía que tanto les gusta. Y el "fueron felices y comieron perdices" cierra la puerta. Pero no para siempre porque mañana, a la hora de dormir, mamá y papá la volverán a abrir.
--------------


LA IMPORTANCIA DE LA MUSICA PARA LOS NIÑOS

En las últimas décadas, la comunidad científica ha mostrado gran interés por investigar los efectos beneficiosos de la música en bebés y en niños. La iniciación musical puede iniciarse en la propia casa. Los niños pueden aprender sonidos y ritmos simplemente si escuchan canciones infantiles o los padres dan palmas mientras suena la canción.

Entonar canciones a los bebés y escuchar música con ellos, además de producir cambios a nivel fisiológico, desarrolla un fuerte vínculo afectivo, que estimula su inteligencia emocional. Asimismo, a nivel psicológico, despierta, estimula y desarrolla emociones y sentimientos.

Los estudios reflejan que la música favorece la capacidad de los niños para la atención y la concentración, potenciando así su rendimiento en el colegio. La música estimula la memoria, el análisis, la síntesis y el razonamiento, y por lo tanto, el aprendizaje.

Beneficios de aprender música desde niños

A los niños y bebés no se les debe limitar a escuchar exclusivamente canciones de cuna, porque también tienen capacidad para disfrutar y recordar música clásica. Escuchar distintos tipos de música, les ayudará a aprenderla, a reconocerla y a disfrutarla.

En general, se recomiendan canciones de letras sencillas y repetitivas que incluyan onomatopeyas y canciones infantiles para bailar. Sin embargo, no es conveniente restringir el acceso a la música al niño, está comprobado que los bebés y los niños son muy receptivos a música clásica de fácil estructura y de corta duración.

Puedes cantar al bebé, dar palmadas en sus manos o enseñarle cómo puede dar el también palmadas. Esto le ayudará a aprender los ritmos y la diferente cadencia de la música. El niño ha de entender que la música es una fuente de diversión.

La educación musical temprana, que comienza en niños de 2 a 5 años, tiene como objetivo el descubrimiento y desarrollo de las capacidades expresivas, musicales y psicomotoras del niño, que permitan posteriormente la elección de un instrumento musical, según sus preferencias y aptitudes.

En la mayor parte de escuelas de música, los niños comienzan desde edades tempranas con la iniciación musical. Aprenden a hacer ritmos con la voz o con partes del cuerpo, aprenden cuándo una nota es alta o baja y, aprenden a escribir o a reconocer las notas musicales mediante juegos.

Otros beneficios de la formación musical durante la infancia es la mejora de la inteligencia.

La música mejora, sin duda, las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial (capacidad para percibir de forma detallada el mundo y formar imágenes mentales de los objetos). Esta última es fundamental para los pensamientos de la vida cotidiana, desde solucionar problemas matemáticos complejos hasta envolver el almuerzo diario.

  ♦ Más allá del aumento del rendimiento cognitivo en diversos ámbitos, aprender música durante la infancia ofrece otra serie de beneficios a nivel psicológico y social:
  ♦ ayuda a mejorar la capacidad de concentración.
  ♦ los niños que tocan en bandas u orquestas aprenden a trabajar en equipo, lo que fomenta valores como la cooperación y la solidaridad.
  ♦ la música es una actividad placentera que, además, puede ser muy relajante.
  ♦ estudiar un instrumento musical fortalece la autoestima.

De una forma general, los profesores de música para niños trabajan con:

  ♦ El desarrollo de la voz
  ♦ El contacto con las fuentes sonoras a través de materiales diversos: objetos e instrumentos.
  ♦ El reconocimiento y la representación del sonido respecto a su duración, intensidad, altura, timbre, etc.
  ♦ El desarrollo de la percepción auditiva
  ♦ La utilización del movimiento como medio de expresión y sensibilización motriz, visual y auditiva, para conocer el propio cuerpo, desarrollar el sentido rítmico y fomentar las relaciones sociales.

Mi consejo es que a partir de los tres años los niños empiecen a asistir como actividad extraescolar a escuelas de música y movimiento y a partir de los 6 años, a escuelas de música para comenzar con una iniciación musical que dará paso a la formación musical y a la práctica de un instrumento.

-------------------------------

Calendario de Adviento para esperar la Navidad

• En casa, la magia de la Navidad se vive con los niños. Los más pequeños de la casa nos renuevan las ilusiones cada año. Recuperar el Calendario de Adviento para esperar la Navidad puede conseguir que todos nos dejemos invadir por el espíritu navideño. Por este motivo, te proponemos que empieces a vivir la Navidad con una actividad diaria para que disfrutes con tus hijos, tus nietos o tus sobrinos de la cuenta atrás de estas fiestas navideñas.

• Estos días son únicos para compartir en familia y divertirnos juntos. Convierte cada día en una fiesta con el Calendario de Adviento podéis proponer manualidades, regalos, tarjetas de felicitación, recetas especiales, ideas para hacer a Papá Noel y a los Reyes Magos, cuentacuentos navideños, DVD con películas  para ver juntos, CD con villancicos para cantar juntos, dibujos para colorear, decoración navideña… y mucho más.

• Si preparáis un buen Calendario de Adviento, los niños podrán encontrar 24 sorpresas distintas para cada día del Adviento de Navidad. Sólo tienes que abrir en el día correspondiente del calendario y dará lugar a la actividad  de Navidad que tus hijos podrán realizar con vosotros y en familia. De esta forma podemos recuperar el sentido de la Navidad y pasar unos días que contarán con momentos inolvidables para vosotros, vuestros hijos y vuestras familias.
-------------------

Música para niños y niñas (0-3 años)

Para los padres: Las clases de música para niños/as de 1 a 3 están pensadas también para los padres. La clase de música es el momento de la semana que nos regalamos para disfrutar de nuestros hijos/as y afianzar el vínculo desde esa edad tan temprana. Estimularles y cantar con ellos, tener en común juegos, canciones, rimas, masajes que luego podéis hacer en casa son los objetivos comunes que tiene esta actividad.

Expectativas: La clase de música siempre tiene que ser un lugar de tranquilidad y diversión. A tan temprana edad, no podemos pretender que sea una clase totalmente reglada y que los niños/as estén prestando atención al cien por cien durante toda la sesión. En clase nunca exigimos, sino que jugamos. Con paciencia y amor vamos consiguiendo los objetivos sin olvidar que el principal es que los niños/as estén felices. Cada niño/a tiene su momento de responder a las actividades y cada uno responde antes a la actividad que más le gusta. No debemos entrar en comparaciones con los demás niños/as. Disfrutemos y conozcamos la manera de expresarse de nuestros hijos/as.

Sesiones y duración: A tan temprana edad, es indispensable que repitamos rigurosamente la misma sesión un número determinado de veces. Hay que repetir para que reconozcan las actividades y tengan muchas oportunidades de intervenir y responder a los estímulos. No olvidemos que los niños/as a esta edad son muy vulnerables al entorno: un día nublado, tener sueño o estar cansado pueden ser el detonante para que ese día no estén del todo dispuestos. No pasa nada, haremos la sesión y la próxima vez responderá mejor.

Trabajo en casa: Todo el material que se aprende en clase debe estar apoyado con un trabajo en casa. Escuchar las audiciones, hacer los masajes antes de dormir, practicar los juegos didácticos que aprendemos en clase o bailar con los tíos o los abuelos en el salón son buenos ejemplos de cómo hacer que los niños/as tengan un ocio sano, divertido y educativo. Ese trabajo en casa se agradece en las sesiones y ayuda a que la actitud del niño/a al venir a clase sea positiva. Es muy importante que los niños/as vengan contentísimos a clase de música.

Actitud en clases: Los niños/as a esta edad sufren muchos cambios emocionales debido al crecimiento físico, mental y emocional tan acentuado que experimentan en sus primeros años de vida. Esto tiene unas consecuencias en el comportamiento. Si un niño/a llora mucho en clase, el padre deberá salir con él antes de que contagie el ánimo a los demás. Luego intentaremos que entre más calmado. Si un niño/a no está prestando atención a la actividad es mejor dejarle tranquilo un rato y que luego se incorpore por si mismo cuando vea como los demás nos lo pasamos bien, etc.

Contenido general de las clases

Cuento: El contenido de los cuentos es musical, los personajes responden a sonidos de instrumentos que luego tenemos que reconocer en ejercicios auditivos.

Esquema corporal: Trabajamos la coordinación y el reconocimiento de las partes del cuerpo con ejercicios. Al principio, en algunos ejercicios los padres son los que muestran cómo se hacen y luego los niños/as acaban por hacerlos solos a medida que van trabajando los ejercicios en clase y en casa. Los ejercicios son dinámicos y de un constante diálogo entre la profesora, los padres y los peques.

Conocimiento: Canciones y juegos nos harán descubrir nuestro entorno y reconocerlo.

Ritmo: En las primeras sesiones son ejercicios de estimulación en la que los peques intervienen de una forma más pasiva, los padres percuten pequeños ostinatos acompañando canciones que cantamos en clases. Siempre hay contacto con los instrumentos de pequeña percusión corporal y a medida que transcurren las sesiones cuando el niño/a se va familiarizando con los ritmos, pasan ellos mismos a trabajar ecos rítmicos, cualidades sonoras y pulso con juegos y material de percusión infantil. También trabajamos ritmos con rimas y juegos.

Audición: Aprender a escuchar música desde una temprana edad es quizás uno de los objetivos más importantes. El lenguaje hablado pasa a un segundo plano. Vamos a descubrir qué cuenta la música y qué sensaciones nos transmiten las melodías al sonar. Las audiciones se ambientan con juegos con movimientos que van en consonancia con lo que suena, con dramatizaciones de cuentos ambientados en la estructura de la obra, con movimientos en corro y sonidos que nos hagan reconocer la aparición de un animal en determinada audición, etc.

Danza: Bailar es un reflejo físico de lo que estamos escuchando. Es una herramienta divertida en la que se trabaja muchísimo la coordinación y los lazos afectivos entre los miembros del grupo. Además, con los ejercicios de baile son muy buenos para desarrollar la memoria musical. Que un niño/a reconozca la canción que suena y enseguida se ponga a moverse con los pasos aprendidos es algo que ocurre a pocas sesiones de empezar.

Masajes: Para los niños/as es el momento de relajación. Los primeros días cuesta un poco ponerles en posición pero cuando comprenden que van a recibir carantoñas se emocionan y empiezan a  dejarse hacer los masajitos. Para ayudar a crear el clima de relajación, podemos cantar una nana o una retaila y luego proceder a dar el masaje.
--------------


Queridas familias,

La natación es una actividad física fundamental para desarrollar la seguridad de los niños/as  y su capacidad psicomotora. Aprenden a nadar y pierden el miedo al agua. Proporciona, también, innumerables efectos positivos dentro de la formación global de la personalidad del niño: aumenta el conocimiento de su propio cuerpo y de su entorno, amplía su capacidad de orientación, movimiento y coordinación, y mejora la capacidad de relación con sus compañeros/as  y con el medio.

Queremos que el paso del niño/a  por la piscina sea agradable y divertido. Para eso contamos, con una moderna instalación que permite mantener unas óptimas condiciones para desarrollar esta actividad y con un grupo de profesionales de amplia experiencia, que ponen todo su conocimiento e ilusión al servicio del niño/a.

Asisten a clase un día por semana, en grupos reducidos. Los profesores son titulados por la Escuela Nacional de Entrenadores de la Federación Española de Natación y por la Federación de Salvamento y Socorrismo. Imparten las clases en el agua con sus alumnos/as. En los vestuarios también contamos con personal especializado que ayuda a vestir a los niños/as.

Demostración de fin de curso a la que están invitados todos los padres/madres.
Para mejorar los resultados técnicos durante el curso y no distraer la atención de los niño/as.

Un abrazo,
Adoración

-------------


Reunión septiembre 2013

  ♦ Hemos comenzado el curso…
  ♦ Distribución de las clases …
  ♦ Comedor…. E información en la web.
  ♦ Horarios y vacaciones
  ♦ Piscina
 
ENVÍO DE NUESTRO PROYECTO EDUCATIVO

Consideramos que las edades de los niños/as en esta etapa son fundamentales; y nos planteamos una atención especial al desarrollo del niño/a, al tipo de aprendizaje, y al proceso educativo, que contempla aspectos: físicos, intelectuales, sociales y afectivos de una manera individualizada y personalizada en el niño/a.

Con un objetivo  prioritario, esencial y permanente, que es lograr que nuestros niños y niñas sean felices, y tengan una evolución armónica que facilite el desarrollo de todas sus capacidades.

Todo esto dentro de una metodología activa, participativa y viva,  favoreciendo las situaciones de dicho aprendizaje con un enfoque humanista, que eduque y mejore en los niños/as la iniciativa, la creatividad, la curiosidad, la imaginación, la autonomía.

• Marcar nuestra propuesta por proyectos que surgen del día a día, haciendo el camino al andar. El niño/a será el protagonista y agente de su propio aprendizaje.

Creemos que hay que educar bien a nuestros niños/as. Esto supone desarrollar en ellos progresivamente unos valores, aptitudes positivas, conductas correctas y comportamientos adecuados, potenciando con ello el desarrollo armónico del carácter, y  su personalidad.

Esto lo conseguimos con el establecimiento de unas normas y límites claros y adecuados a las edades de los niños/as, que les permitan diferenciar lo que está bien y lo que está mal.

Paralelamente sabemos que  esta forma de educar les aporta seguridad, confianza, y el desarrollo de su autoestima, Lo que supone una buena base  con la que desarrollar la capacidad par a vivir en sociedad y ser felices como personas desde pequeñitos y a lo largo de nuestra vida.


ÁREAS DE APRENDIZAJE. Con unos objetivos, contenidos y metodologías expuestos en el proyecto…son:

  ♦ El conocimiento de sí mismo y autonomía personal.
  ♦ El medio físico, natural, social y cultural.
  ♦ Los lenguajes: comunicación y representación.

En función de cada edad estas áreas se desarrollan con unos objetivos y contenidos específicos y expuestos en el proyecto que os he enviado.

Planteando  El proceso de  Enseñanza Aprendizaje a través de la práctica y de la experimentación. Basándonos en el dicho de Confucio: “me lo explicaron, y lo olvidé. Lo vi, lo entendí; lo hice, y lo aprendí”; ofreceremos al niño/a progresar en la exploración de nuevos ámbitos de experiencia, en la construcción del conocimiento, en el aprendizaje y el desarrollo, favoreciendo el aprendizaje significativo.

Este proceso de aprendizaje se realizará en los  ÁMBITOS DE EXPERIENCIA:

a) El desarrollo del lenguaje  como centro del aprendizaje. (con juegos, cuentos, canciones,…)

b) El conocimiento y progresivo control de su propio cuerpo. (jugamos con las manos, pies, nos miramos en el espejo, abrir y cerrar ojos, boca, manos, tenemos pelo, orejas, ¿para que sirven?...)

c) El juego y el movimiento. ( gateamos, andamos, corremos, saltamos, bailamos, movemos,…)

d) El descubrimiento del entorno. ( la escuela, el barrio, tiendas, parques, calles,…)

e) La convivencia con los demás. (compañeros/as, profesores/as, familias, vecinos, oficios,…)

f) Desarrollo de su afectividad. (nos queremos, queremos, nos quieren y a los demás)

g) La adquisición de hábitos de vida saludables que constituyan el principio de una adecuada formación para la salud. (de higiene, alimentación, deporte, orden,…)

Paralelamente a través del juego, el descubrimiento, la manipulación y la experimentación, vamos  a procurar que nuestros peques desarrollen diferentes capacidades e inteligencias:

LA INTELIGENCIA LINGÜÍSTICA: es la capacidad para utilizar y manipular el lenguaje. Desde la escuela trabajaremos con: la expresión verbal,  la comprensión, el humor, la narración de cuentos, la representación, la comunicación, vocabulario, memorización…

LA INTELIGENCIA LÓGICO MATEMÁTICA: es la capacidad para utilizar los números y razonar adecuadamente. Desde la escuela trabajaremos: conceptos, cantidades, volúmenes, formas, pesos,  espacios, tiempos, manipulación de elementos, relaciones y clasificaciones de elementos, peso, símbolos, razonamiento, pensamiento.

LA INTELIGENCIA ESPACIAL: es la habilidad para percibir el mundo visual-espacial y ejecutar transformaciones sobre esas percepciones. Desde la escuela trabajaremos la imaginación, la fantasía, la creatividad.

LA INTELIGENCIA CORPORAL-KINÉTICA: es la capacidad de utilizar el cuerpo para expresar ideas y sentimientos. Desde la escuela trabajaremos la coordinación el equilibrio, la   fuerza, la flexibilidad, la percepción de medidas y volúmenes, dramatizaciones, bailes…

INTELIGENCIA MUSICAL: es la capacidad para discriminar, transformar, percibir y expresar las formas musicales. Desde la escuela trabajaremos: la sensibilidad auditiva, el ritmo, la melodía, el timbre, el tono, el silencio…

LA INTELIGENCIA INTERPERSONAL: es la capacidad de entender a los demás e interactuar con ellos. Desde la escuela trabajaremos con diferentes actividades de grupo, la colaboración, la ayuda a compañeros, dar y recibir cariño, compartir con los demás, la empatía.

LA INTELIGENCIA INTRAPERSONAL: es la habilidad para conocerse a si mismo y de organizar y dirigir su propia vida. Desde la escuela trabajaremos: conocimiento y posibilidades de su cuerpo, emociones, estados de ánimo, las intenciones, rutinas, hábitos, autodisciplina, el razonamiento, el orden, la salud, pensamiento…

LA INTELIGENCIA NATURALISTA: es la que se utiliza cuando observamos la naturaleza con motivo de saber organizar clasificar y ordenar. Desde la escuela trabajaremos el cuidado y respeto de las plantas y de los animales, cuidado del medio ambiente, interacción de otros seres vivos…

También vamos a trabajar a través de: METODO DE PEQUEÑOS PROYECTOS: Quiero saber algo.   Lo reúno, recopilo, ordeno.      Lo voy aprendiendo poco a poco.  Esto lo hago con mi familia, mis amigos, mis maestros.    Como me gusta… seguiré. Es importante contar con los hechos cotidianos en la vida diaria de la escuela, fuente de conocimientos, para la tarea de educar; ya que posee gran riqueza de cara al proceso de lograr autonomía, situaciones que interesan a los niños, estimulando su curiosidad y Contando con infinidad de Ocasiones para el aprendizaje.

Partiremos de un enfoque globalizador abierto para provocar aprendizajes significativos, tomando como inicio,  los intereses y  las necesidades del niño/a de los niños y las niñas, de sus experiencias, de su edad y de sus conocimientos previos. Vivimos  el día a día aprendiendo, y hacemos  camino al  andar.

Para poder realizar nuestra propuesta es fundamental:

CUMPLIR Horarios de entrada y de salida…. Y

UNA ESTRECHA COOPERACIÓN e IMPLICACIÓN CON LA FAMILIA.:

Propuestas de actividades de:  Padres, Abuelos
Escuela de padres
Reuniones
Información a través de correos de actividades trimestrales
Además de las agendas y del contacto diario con las profes y conmigo

Todo ello orientado a la consecución de personas felices, creativas, críticas, respetuosas, solidarias, autónomas (tanto física como moralmente), que disfruten y sientan placer mientras que aprenden, se desarrollan y crecen pasándoselo estupendamente y siendo todo lo felices que un niño debe de ser.
---------------



A partir del mes de febrero os invitamos a asistir a  charlas-talleres para padres:

  Sobre alimentación infantil: nutrición y educación (nutricionista: Leticia Garnica Baselga, licenciada en Ciencia y tecnología de los alimentos y diplomada en Nutrición y dietética por la Universidad San Pablo CEU. Psicopedagoga: Adoración Navarro López.

  ♦ Sobre  Fisioterapia y osteopatía en pediatría: control y terapias en el aparato locomotor, digestivo y respiratorio.

   ♦ Sobre fisioterapia en pediatría: importancia y beneficios del masaje a bebes y niños pequeños.




 
guardería en ofelia nieto,guardería en jerónima llorente,escuela infantil en ofelia nieto,escuela infantil en jerónima llorente
 
escuela infantil de 0 a 3 años en moncloa, escuela infantil en madrid norte, escuela infantil en madrid guardería en ofelia nieto, guardería en cuidad universitaria guardería en jerónima llorente, guardería en francos rodríguez escuela infantil en jerónima llorente , escuela infantil en madrid
Sectores y actividades de Escuela Infantil Acacias:
¡Insertar Escuela Infantil Acacias como PDI en tu navegador!
Agregar Escuela Infantil Acacias como PDI en Route 66 Agregar Escuela Infantil Acacias como PDI en Garmin Agregar Escuela Infantil Acacias como PDI en Vía Michelín Agregar Escuela Infantil Acacias como PDI en Mio Agregar Escuela Infantil Acacias como PDI en Navman Agregar Escuela Infantil Acacias como PDI en Tomtom